economia

Sólo el paso de los meses dirá si es que era oportuno o exagerado sobrerreaccionar a la contracción que experimentó la economía chilena en octubre de este año, cuando volvió a anotar un crecimiento negativo después de que aconteciera lo propio en el mismo mes de 2009.

Ayer, tras conocido el indicador, el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés llamó a “mirar con cautela”, pues a su juicio se trata de “fenómenos que son de una vez”, como cuando en un mes el denominado Imacec (Indice Mensual de Actividad Económica) salta inesperadamente.

De acuerdo a lo que informó el Banco Central a primera hora del lunes, tal como sucede generalmente los días 5, la economía cayó un 0,4% en el décimo mes del año, arrastrada en parte por la Minería (-7,1%), actividad que viene generando varios dolores de cabeza, por la caída en el precio del cobre (hoy a 2,6 dólares la libra), y porque hasta antes de 2013 tiraba del carro del crecimiento junto con el consumo.

Desde el lado de los analistas, se coincide en que puede ser un fenómeno transitorio, pero se advierte que espacio para la reactivación no se vislumbra.

“Cada mes tiene elementos puntuales, pero al despejar los datos, la cifra de octubre ratifica que la economía se encuentra estancada”, dice a La Tercera el economista de la Usach y columnista de diarios, Guillermo Pattillo

“El crecimiento anualizado promedio -limpiado por estacionalidad- es 0%. Es decir, la economía no ha cambiado su velocidad en nada durante este año”, agrega.

El economista jefe de CorpResearch, Sebastián Cerda, opina que  la cifra es “es pobre, decepcionante. Hace sólo unos meses esperábamos algo mejor y eso ni siquiera toma en cuenta que el contexto externo estuvo más complicado a partir de noviembre (…) Al parecer, va encaminado a mostrar los mismos niveles de pobreza de crecimiento que los últimos tres años”.

El ex subsecretario de Economía del gobierno de Piñera, Tomás, académico de la U. Mayor, analiza que “cuando se le quita la estacionalidad sigue siendo muy malo de todas maneras”.

“No creo que haya una reacción pesimista, sino que es realista”, zanja.

Desde el Consejo Minero, Joaquín Villarino, presidente de la entidad, sostiene que “si tenemos un análisis del Imacec sin la minería, exisitiría un leve crecimiento, pero es mirar la lupa con un solo ojo o medio tapado”.

El ex ministro de Hacienda del primer gobierno de Bachelet, Andrés Velasco, apunta a un crecimiento bajo el 2%, y sitúa a la actual administración como la de menos expansión desde el retorno a la democracia.

Para noviembre, se proyecta un crecimiento de un 1%, cifra azul, aunque de las más bajas del año junto a la de octubre, el 0,7% de julio y el 1,1% de enero.

Así las cosas, si la economía sigue transitando en estos guarismos, el gobierno de Bachelet terminaría con un crecimiento promedio de 1,9%.