russellYT

“Examiné todos los argumentos básicos en favor de la existencia de Dios, y ninguno parece ser lógicamente viable”, diría alguna el filósofo, matemático y Premio Nobel de Literatura (1950), Bertrand Russell, en un entrevista de 1959, en donde ahondó en los conceptos vertidos ya en el libro “Por qué no soy cristiano”, en 1927.

El inglés aseveraría que “me parece fundamentalmente deshonesto y dañino para la integridad intelectual creer en algo sólo porque te beneficia, y no porque pienses que es verdad”.

Russell (fallecido en 1970) recordaría además que “entre los 15 y los 18 años pasé casi todo mi tiempo libre pensando sobre los dogmas cristianos, buscando el porqué de creer en ellos. Y para cuando tenía 18 años ya había descartado el último de todos ellos”.

Ante la pregunta sobre si pensaba en algo más allá de la existencia humana, respondía tajante: “no, no creo que lo haya, son tonterías”.

Bertrand Russell también desmentiría la creencia de que ciertos agnósticos y ateos se convierten en el lecho de muerte.