Un curioso experimento para analizar los efectos que produce en el cuerpo 24 horas seguidas de carrete, realizó un joven reportero bueno para las drogas y el copete. El protagonista de esta historia le pidió al experto, Tim Williams, director del servicio especializado en Drogas y Alcochol de Bristol, que lo acompañara durante un día entero de juerga y descontrol para analizar su transformación de humano a estropajo vivo.

Acá el relato hora a hora del sitio vice.

8PM: La previa. Llegas al bar. La primera cerveza y un cigarrito.

“Una dosis pequeña de alcohol —una o dos unidades— produce un efecto estimulante y te vas a sentir más hablador y alegre”, dijo Tim. “Si sólo fumas una o dos veces a la semana, el cigarro te produce un efecto estimulante poderoso”.

8PM – 11PM: Una cerveza y un cigarro por hora

“Después de las primeras dos unidades de alcohol, el efecto estimulante cesa y el alcohol apaga otras partes de tu cerebro. Después de tus primeros dos cigarros, el efecto se pierde y solo fumas para evitar el síndrome de abstinencia”.

11PM: Comienzas a colocarte: El primer saque

“Es un mito que la cocaína te baja la borrachera. Tu cerebro sigue apagado por los efectos del alcohol pero tu psicología sigue activa porque la cocaína es una sustancia simpatomimética. Estimula la respuesta de estrés agudo. En términos de evolución, si un león viene hacia ti, tu cuerpo se prepara para pelear o huir. Es lo mismo que hace la cocaína”.

12AM: Antes de entrar a la fiesta, media dosis de MDMA para bailar

“Obviamente es otro estimulante. El MDMA es antidiurético, mientras que el alcohol es diurético. Esto te pone en una posición difícil porque tu cuerpo quiere expulsar líquidos pero el MDMA hace que te aguantes”.

-¿Alguna ves has estado parado frente a un urinal por media hora, golpeando la pared y maldiciendo porque no puedes orinar? Es por las pastillas, revela el reportero.

12:30 – 5AM: El reventón: En la fiesta, media dosis más de MDMA, un par de saques de coca, dos cervezas, cuatro cigarros, dos aguas.

“La conexión entre tus funciones cognitivas y tu psicología es bastante intuitiva, así que tu cuerpo responde a tu psicología. Si te sientes eufórico, tu cerebro se confunde y piensa ‘Tengo que hacer algo’, como bailar. El alcohol es un depresor de tu sistema nervioso central, por lo que va a contrarrestar ese efecto. Si le preguntaras a tu cuerpo cómo se siente, te diría: ‘Estoy tan confundido; no sé qué está pasando'”.

5AM – 7AM: El after, raspando la bolsa de coca.

“Aun con todos los estimulantes que te metiste, a tu cuerpo le urge dormir y te va a mandar toda clase de señales: es probable que te de frío o hambre, si se pasa el efecto de los estimulantes”.

7AM: Estás a punto de irte a casa en un taxi, pero a alguien se saca un par de líneas más.

“Tu cerebro no va a funcionar correctamente. Tus procesos cognitivos —la capacidad de procesar información— van a estar peor. Las tareas más sencillas como leer un mapa se vuelven sumamente difíciles”.

10AM: Con la salida del sol y tanta droga, todo el mundo está con energías renovadas, pero hablando puras estupideces. Varios parecen zombies.

“No tengo pruebas pero mi teoría es que esta clase de conversación sin sentido ocurre porque la capacidad del cerebro para pensar está muy limitada, en parte porque el cerebro está parcialmente apagado y solo funciona con cosas muy básicas”.

12PM – 4PM: Vas a dar una vuelta al bar. Te sientes tan bien que lo gritas a cada rato. La gente de la mesa de al lado se mueve a otro extremo del lugar.

“¿Qué te puedo decir?”.

5PM: De regreso al sillón; el único sobreviviente trata de armar un porro.

“EL cannabis te ayuda a dormir pero produce cambios en la arquitectura del sueño que no te permiten descansar correctamente. Afecta la fase REM del sueño”.

6:30PM: Pides una pizza. Intentas mantenerte despierto hasta las 8PM para “estar recuperado mañana”.

“Cuando tu cuerpo desecha los estimulantes, se acuerda de que necesita comida. Quiere recibir y absorber muchas calorías. Después de una comida pesada, tu cuerpo libera serotonina, te sientes satisfecho y te dan ganas de dormir”.

8PM: Por fin, te vas a la cama a dormir.

3AM: Pero despiertas para ir al baño y ya no te puedes volver a dormir.

“Cuando tienes un periodo de privación del sueño, tu cuerpo es más susceptible a las hormonas del estrés, así que tu ansiedad se detona y te impide dormir. Si te despiertas y piensas ‘Tengo que dormir, necesito recuperar mis horas de sueño’, ese pensamiento te va a provocar ansiedad y probablemente no te va a dejar dormir”.

LUNES: VAS A TRABAJAR

“El MDMA afecta tu memoria. Tu cerebro no funciona con toda su capacidad. Es posible que empeore tu estado de ánimo y tu salud mental. Lo mejor es que regreses a un equilibrio lo más pronto posible y mejores tu rutina; duérmete temprano, come a tus horas, etcétera. Muchos piensan ‘ Oh, me porté mal, ahora tengo que ser bueno’ y hacen de todo para desintoxicarse. Pero no. Esos vaivenes hacen más daño que llegar a un punto medio para tu cuerpo y tener un poco de estabilidad”, concluye el experto.