Con las altas temperaturas de estos días, Rodrigo Astudillo (32) quiso refrescarse en la piscina de su condominio Casas de Valencia, en Quilpué, donde vive hace más de 20 años, junto a su madre Patricia Riveros. Cuando entró al agua, la encargada del lugar les pidió retirarse porque había otros niños nadando. Ambos acusan que se trató de un episodio de discriminación porque Rodrigo tiene síndrome de Down.

Según relata el diario La Estrella de Valparaíso, Patricia cuenta que la encargada de la piscina “se acercó y me dijo que Rodrigo no podía estar ahí. Le pregunté por qué y me dijo que era porque estaban los otros niños en el agua”, dijo la madre al diario.

Patricia replicó que le extrañaba la situación, “porque con Rodrigo hemos vivido muchos años aquí y nunca habíamos tenido un problema. Después insistió en que sacara a mi hijo del agua y me dijo que no lo llevara más a la piscina”.

“Yo pensé que Rodrigo no se había dado cuenta porque él se metió, se bañó un rato y de ahí salió. De ahí fue donde estaba yo conversando con esta persona y me dijo que se metía una vez más y se salía altiro. Cuando se metió de nuevo las madres que estaban con sus niños en la piscina los tomaron y se los llevaron”, comentó Patricia sobre la actitud de sus vecinas.

“Fue penca, súper penca. Me sentí mal”, contó Rodrigo a La Estrella.

La familia decidió llevar el caso a tribunales. “Vamos a tomar acciones legales. Hemos hecho una fuerte campaña a través de redes sociales porque estos casos de discriminación no pueden seguir ocurriendo. Además en el mismo reglamento del condominio dice que todos los propietarios o arrendatarios pueden hacer uso del espacio público, en ningún lado dice ‘menos la piscina'”.

En todo caso, la administración del condominio a cargo de su presidenta, Margarita Salas, argumentó que “la señora solicitó el ingreso a la piscina y la encargada le explicó que era para niños más pequeños, porque Rodrigo tiene alrededor de 30 años, pero su mentalidad es de un niño. La encargada, comprendiendo el caso, los dejó entrar. Sin embargo cuando las otras madres vieron al niño dijeron: ‘nos vamos'” y afirmó que el ingreso permitido a la piscina es hasta los 15 años.

*Foto referencial