Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

23 de Enero de 2017

Notable: Funcionaria PDI atrapa a lanza del barrio alto a punta de fotos y joteos por WhatsApp

Jorge Cisternas, un ágil joven de 21 años que robaba autos en el barrio alto de Santiago siempre encontraba la forma perfecta para arrancarse de los efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) justo en momentos en que lo tenían casi casi casi atrapado. Pese a sus múltiples técnicas para zafar de la PDI, Cisternas cayó redondito con un eficaz y particular truco de los efectivos, y que dice relación con el uso de joteos por WhatsApp y una cita a ciegas con una funcionaria de la institución. Aquí los detalles.

Por

Jorge Cisternas, un ágil joven de 21 años que robaba autos en el barrio alto de Santiago siempre encontraba la forma perfecta para arrancarse de los efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) justo en momentos en que lo tenían casi casi casi atrapado.

Pese a sus múltiples técnicas para zafar de la PDI, Cisternas cayó redondito con un eficaz y particular truquito de los efectivos, y que dice relación con el uso de joteos por WhatsApp y una cita a ciegas con una funcionaria de la institución.

Según consigna Las Últimas Noticias (LUN), el comisario Cristián Vásquez soltó que una miembro de la PDI tuvo que hacerse un perfil falso de Facebook para captar la atención del hombre que se hace llamar Giorgio Corleone.

“Logró establecer contacto con el imputado y ganarse su confianza”, explicó Vásquez, jefe de la Birom Oriente de la PDI.

El hecho fue así: La mujer generó intencionalmente un lazo de supuesta cercanía con el lanza a punta de compartir gustos musicales, conversaciones sobre fiestas e intercambiando fotos por WhatsApp que obtuvieron la completa atención del delincuente.

Esas largas horas de conversación terminaron en una cita a ciegas en el Cinemark del Plaza Oeste para ver la película “XXX: Reactivado”.

De acuerdo a LUN, en la PDI detallaron que “se llevaron a cabo varias técnicas de vigilancia e inteligencia en el lugar, apostándose los funcionarios en diversos sectores del recinto”.

En el patio de comidas del recinto, los protagonistas de esta historia “se juntaron, se saludaron y la policía dio la señal de que él era el blanco requerido, así que finalmente se concretó su detención en virtud a dos órdenes de detención vigentes por el delito de robo con intimidación”.

Notas relacionadas