Carles Recio se ganó el notable apodo de “El hombre que nunca estuvo allí”.

¿La razón? Recio cumplió casi 11 años como jefe de la Unidad de Actuación Bibliográfica, ganando un sueldo mensual de $2.815.908, pero sin haber trabajado un sólo día.

Según consigna radio ADN, su cargo lo obtuvo a dedo tras crearse bajo el decreto 01378 que emitió el ex presidente de la diputación y vocero del Partido Ciudadanos, Fernando Giner.

El hombre jamás tuvo computador, mesa, ni siquiera una oficina o alguna pega funcional dentro del equipo de investigadores.

De acuerdo al testimonio del personal, Recio acudía todos los días a las 07:30 de la mañana y luego se iba. Posteriormente regresaba a su lugar de trabajo a las 4 de la tarde para registrar su salida.

El hecho significó que las autoridades de Valencia iniciaran una investigación. En tanto, Recio afirmó a El Mundo que “yo sólo he hecho lo que me han pedido que haga”.