Participación en sociedades inmobiliarias, inversiones en firmas de seguridad y servicios de ingeniería son algunos de los elementos que el Ministerio Público ha detectado al momento de investigar el patrimonio de los funcionarios de Carabineros removidos por el bullado caso Pacogate, que apunta al millonario fraude de traspasos de lucas desde la institución a cuentas personales.

Según consigna La Tercera, dos de los 9 oficiales removidos poseen datitos que los vincula a sociedades. Por ejemplo, el teniente coronel (R), Héctor Nail Bravo, aparece en Dicom como socio de inmobiliaria en Villarrica.

Nail posee una moto Suzuki, un Jeep Daihatsu, un auto Ford, un Volkswagen y una moto Vespa. También ostenta una casa en Colina y dos sitios en Villarrica, un campo en San Javier y un depa en Santiago. El patrimonio fiscal de este hombre asciende a más de 57 palos.

Dicom también arroja el nombre del teniente coronel (R) Pedro Valenzuela, de la Plana de Dirección y Finanzas. Una sociedad que tuvo entregaba servicios de “aseo en oficinas, aseo industrial y guardias de seguridad”. Vale decir que el reglamente de Carabineros prohíbe este tipo de pegas que complique la efectiva fiscalización del uniformado.