El Doctor en filosofía Universidad de Heidelberg, Axel Kaiser, le contestó este sábado a un lector del diario El Mercurio que lo acusó de fustigar el manifiesto repúblicano de intelectuales y políticos de derecha.

A través de una carta publicada en el mismo diario, Kaiser afirmó que “el lector prueba, como ya parece ser costumbre, que no leyó bien la columna o que busca darse protagonismo artificialmente, pues el citado manifiesto no sale mencionado una sola vez en mi artículo. La crítica fue en general a una trayectoria de ataques y distorsiones por parte de un pequeño grupo de intelectuales y políticos de derecha a quienes defendemos la sociedad libre del proyecto socialista de personas como Atria”.

El autor de “La Tiranía de la Igualdad” sostuvo además que “entre estos intelectuales y políticos de retórica agresiva e intolerante no se encuentran ciertamente ni Ramiro Mendoza, ni Hernán Larraín, ni Joaquín García-Huidobro, como mañosamente intenta hacer creer el lector para meterlos a todos en un saco al que no pertenecen. Es sabido que Mendoza, García-Huidobro y Larraín siempre han mostrado buena educación y una actitud amistosa con quienes podrán tener diferencias o matices. Tampoco dudan en valorar los aportes de quienes defendemos la tradición liberal clásica, como hizo por ejemplo Mendoza en su generosa presentación de mi libro best seller “La tiranía de la igualdad”, marcando una clara diferencia con los ataques y distorsiones groseras de que fue objeto por parte de varios de sus cofirmantes en el manifiesto”.

El abogado añadió que “es de esperar que este último grupo deje de confundir su ego con la causa que debería defender y entienda que el problema esencial a estas alturas, más que de legítimas diferencias de fondo -que las hay-, es sobre todo de honestidad intelectual y amistad cívica a la hora de plantearlas”.

“En otras palabras, es hora de que la derecha supere el canibalismo histórico que este grupo representa y se dé cuenta de una vez que el verdadero adversario no está al lado, sino al frente, y que si este logra su objetivo, conservadores y liberales -y el resto de Chile- pagaremos el precio por igual”, cerró.