Al estilo de las filtraciones de Wikileaks, pero en tono mucho más relajado, el pasado viernes 7 de abril se dio a conocer en redes sociales algunos datos “secretos” de Gabriel Boric.

Esto porque uno de sus amigos desclasificó el anuario del “The British School” de Punta Arenas, donde cuentan algunas pildoritas del ahora diputado durante su época escolar.

En su época de estudiante, al representante de Magallanes en la Cámara Baja ya se le calificaba como “joven idealista y soñador que intenta volar alto”.

En otro pasaje el texto señala que el otrora dirigente estudiantil lideró “innumerables actividades que quiso preparar para el bienestar de sus compañeros de curso”.

Como siempre ocurre en este tipo de documentos, hay un apartado que habla sobre los sobrenombres que reciben los alumnos.

Boric tenía una gran variedad de apodos, entre los que destacan “Gabo”, “Kapo”, “Poric”, “GAYbriel”, “Pollo”, “Panchito”, “Cabezón”, “GASbriel”, “Gorrión” y “Vaca lechera”.

Entre las características que describen al político, se señala que era reconocido, según consigna Cooperativa, por “dárselas de líder”, “populista”, “manipulador de masas”, “poco aperrao'” y “pseudorevolucionario”.

Respecto a los traumas, se señala que figura “su cabeza”, “su ‘año’ en Francia”, “comer caca” y “tomar pintura”.