Raúl Escobar Poblete, el exfrentista que eludió la justicia 26 años tras participar en el crimen del senador Jaime Guzmán en abril de 1991, había caído en tierras mexicanas cuando diez días atrás se le captura en medio de un operativo policial a propósito del secuestro de una mujer.

El hecho tiene lugar en Guanajuato, el 1 de junio, específicamente en San Miguel de Allende. Ahí el llamado comandante Emilio es apresado bajo la identidad de Ramón Alberto Guevara Valencia.

Según consigna La Tercera, su acento habría sido el que lo traiciona. Escobar Poblete intenta pasar por mexicano y la policía desconfía inmediatamente al oírlo hablar.

Con esas dudas, se envían copias de sus huellas dactilares a Chile. Por el trabajo de coordinación que existe entre ambos aparatos policiales, como explicó ayer el director de la PDI, Marcos Espinosa.

“El hombre, de nacionalidad chilena, detenido por autoridades de Guanajuato por su probable responsabilidad en el delito de secuestro, se ostentaba con una personalidad mexicana falsa, cuenta con una notificación roja emitida por la Secretaría General de Interpol, y era buscado en más de 190 países”, informó a través de un comunicado de prensa la Procuraduría General de la República (PGR) de México.

El mismo medio indica que en México, desde que es detenido, se maneja el hecho con total sigilo, pues se indaga el vínculo de Emilio con varios delitos.

Pero la policía mexicana no sólo andaba tras los pasos de Emilio, también buscaba a Marcela Mardones, su pareja.

Mardones, de seguro alertada por el asunto, deja México el 2 de junio. De ahí inicia un periplo hasta que es detenida recientemente en el sur de Chile.

“Si son necesarias diligencias, se harán; si es necesario hacer algún careo, también se hará. (…) Ella quería regresar a Chile. A lo mejor su intención, y ella lo señala así, era la de entregarse, pero eso no ocurrió”, dice ayer el ministro Mario Carroza tras interrogarla.

Ahora se espera que se inicie el proceso de extradición de Escobar Poblete. A quien se le busca desde hace más de 25 años.

“Es un hecho de la causa que él disparó y mató a Jaime Guzmán. Es un hecho de la causa que Escobar Poblete fue el tipo que en el helicóptero que sobrevoló la Cárcel de Alta Seguridad y facilitó la fuga de cuatro miembros del Frente, él era la persona que iba con un fusil y disparó contra los funcionarios de Gendarmería, dándoles la posibilidad de subirse al canasto y arrancar en el helicóptero. También en la investigación hay evidencias que muestran la presencia de Escobar Poblete con Hernández Norambuena en San Pablo en la época del secuestro de Olivetto. De hecho, hay fotografías de ellos juntos. Esos son hechos que están establecidos en la investigación”, comenta en entrevista con La Tercera el abogado de la familia Guzmán, Luis Hermosilla.