No se trataba de la celebración por un campeonato,  campeonato que no llega valga decir, pero la Plaza Italia se teñía de blanco durante la mañana de este domingo.

Sí, porque un mar humano de colocolinos arribaron hasta el emblemático lugar de la ciudad de Santiago para protestar contra la administración de Blanco y Negro.

Los manifestantes ocuparon el lugar y las calzadas por espacio de una hora para luego lanzarse a marchar por la Alameda con rumbo poniente.

Se supone que todo termina en calle Cienfuegos, donde antes estuvo la sede histórica de la institución popular.