Un grupo de simpatizantes del Gobierno venezolano irrumpió hoy por la fuerza en la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), de mayoría opositora, y causaron heridas a algunos diputados que se encontraban en el recinto para una sesión en conmemoración del Día de la Independencia en el país.

“Urgente!! Grupos paramilitares entran a la AN! Diputados heridos! En las fotos @ArmandoArmas”, afirmó el parlamentario opositor José Manuel Olivares a través de Twitter, en un mensaje que publicó junto a dos fotos en las que puede verse al diputado Armando Armas con sangre en la cabeza y parte de su camisa.

Posteriormente, el grupo de cerca de 30 personas que entraron de manera violenta a la Asamblea fueron expulsados por la seguridad de esa Cámara.

Estas personas -muchas vestidas de rojo y armadas con palos y artefactos pirotécnicos- asaltaron la sede del Legislativo durante una sesión conmemorativa de los 206 años de la independencia venezolana, celebrada por los opositores que controlan la Cámara.

Los asaltantes ingresaron hasta los jardines de las instalaciones arremetiendo contra todos los presentes, según constató Efe.

Los hombres, que se identificaron como afectos al chavismo, robaron y golpearon con palos a varios periodistas, asistentes y legisladores que se encontraban en el lugar que se mantuvo sitiado por varios minutos.

El presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Julio Borges, reportó a al menos a cinco diputados heridos, entre ellos los parlamentarios Juan José Molina, Armando Armas, Américo de Grazia, Richard Blanco, Juan Guaidó, además de otros siete trabajadores del Parlamento agredidos.

La cuenta en Twitter de la Asamblea Nacional reportó también agresiones a los diputados Luis Carlos Padilla, Leonardo Regnault, y Nora Bracho.

Aunque los manifestantes fueron desalojados del lugar al poco tiempo por los miembros de la Guardia Nacional responsables de la seguridad del recinto, las entradas y salidas de la Cámara permanecían tomadas por los oficialistas.

Hasta el momento se ha impedido la salida de la ambulancia para trasladar hasta un centro hospitalario al diputado De Grazia que quedó tendido en el suelo con heridas en el rostro y el cuerpo.

Asimismo, el fotógrafo de la Agencia Efe Cristian Hernández fue despojado de su equipo de trabajo y agredido por el grupo violento, al igual que otros reporteros en el lugar.

“Todavía el asalto continúa. Hasta ahora todavía no han permitido que la gente pueda salir ni la prensa”, aseguró a periodistas el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara.

Los opositores responsabilizan al cuerpo militar que custodia el Palacio federal legislativo de permitir el acceso de los manifestantes afectos al Gobierno, para impedir que se celebrara la sesión.

Maduro condenó los hechos

Nicolás Maduro, condenó los hechos violentos que se originaron en el Palacio Federal Legislativo, sede del Parlamento venezolano asegurando que “condeno absolutamente esos hechos, hasta donde los conozco en este momento. Yo no voy a ser nunca cómplice de ningún hecho de violencia. Los condeno, y he ordenado su investigación y que se haga justicia”.

Maduro afirmó que fue informado de unos “hechos extraños” en la Cámara en los que hubo “unos hechos de riña, de violencia”.

Aseguró que no acepta violencia “de nadie” y pidió cuidar el clima de paz en el país, sobre todo, resaltó, por las venideras elecciones de candidatos para la Asamblea Nacional Constituyente. “Paz, quiero paz para Venezuela. No acepto violencia de nadie. Que se investigue y se diga la verdad”, sostuvo.

El presidente del Parlamento, el opositor Julio Borges, reportó a al menos cinco diputados heridos, entre ellos los parlamentarios Juan José Molina, Armando Armas, Américo de Grazia, Richard Blanco, Juan Guaidó, además de otros siete trabajadores de la Cámara.

La cuenta en Twitter de la Asamblea Nacional reportó también agresiones a los diputados Luis Carlos Padilla, Leonardo Regnault, y Nora Bracho.

Aunque los manifestantes fueron desalojados del lugar al poco tiempo por los miembros de la Guardia Nacional responsables de la seguridad del recinto, las entradas y salidas del Palacio permanecían tomadas por los oficialistas.

Oposición responsabiliza a Maduro

El diputado opositor venezolano Henry Ramos Allup responsabilizó hoy al presidente del país, Nicolás Maduro, y a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) por el ataque a la Asamblea Nacional, por parte de adeptos al Gobierno, y que dejó al menos una docena de heridos.

“Todo esto se produjo ante la mirada impasible de la Guardia Nacional, estos son hechos sumamente graves y lo más grave” es que Maduro dijo “en una muestra inaudita de ese cinismo descarado que lo caracteriza que para él estos hechos resultaban muy extraños”, afirmó Ramos en declaraciones a los periodistas desde el Parlamento, que sigue sitiado por chavistas.

El opositor aseguró que decenas de personas identificadas con la llamada revolución bolivariana atacaron la Cámara con piedras y explosivos “de alta resonancia” y afirmó que en el lugar “hubo disparos por arma de fuego”, por lo que “hay impactos de bala en muchas de las paredes y vidrios rotos”.

“Esto forma parte del asedio delincuencial de las bandas armadas del régimen contra la Asamblea Nacional”, sostuvo el también expresidente de la Asamblea Nacional (AN), que atribuyó el ataque a “gamberros” y “bandas armadas” al servicio de Maduro.

Sobre los heridos, Ramos Allup indicó que varios trabajadores y periodistas fueron agredidos mientras que los diputados opositores Américo de Grazia, Armando Armas, Luis Padilla y Leonardo Regnault sufrieron “heridas de consideración” por lo que fueron “evacuados en ambulancia” del sitio.

Diputados agredidos: No nos intimidarán

Varios de los diputados opositores heridos por un grupo de manifestantes afectos al chavismo que irrumpieron a la fuerza en el Parlamento y lo mantiene sitiado esta tarde aseguraron que los hechos ocurridos hoy en las inmediaciones de la Cámara no los intimidarán.

La diputada Nora Bracho, una de las lesionadas, responsabilizó al Gobierno de Nicolás Maduro de lo ocurrido en el Parlamento y aseguró en unas declaraciones difundidas poco después del incidente que insistirán en su lucha pese a las agresiones.

“Ahí tenemos a un régimen encadenado y queriendo mentirle al pueblo de Venezuela como que si aquí no está pasando nada, mientras tanto envía a sus colectivos a asediarnos aquí, a violentarnos, a cometer cualquier atropello, a golpear a los diputados con tubos, a disparar”, dijo.

“Hasta cuándo violencia, la violencia es de quien no tiene la razón, pero nosotros seguimos en pie de lucha porque somos dignos representantes del pueblo de Venezuela y seguiremos defendiendo la majestad de la Asamblea Nacional (AN)”, añadió.

El diputado Américo de Grazia fue uno de los más afectados por las agresiones y resultó con una contusión con herida abierta en la cabeza, una en la cavidad torácica y otras lesiones, según informaron familiares desde el centro médico donde fue socorrido. El parlamentario quedó tendido en el suelo inconsciente después de que fue atacado cuando intentaba ayudar a su colega Armando Armas, mientras este recibía patadas en el suelo y era despojado de sus pertenencias.

“Salí porque vi que estaban golpeando al diputado Armas y por supuesto me metí a ayudarlo a quitarle a todos esos bandidos que tenía encima y logré quitarle al menos a uno de ellos cuando sentí el golpe en la cabeza, me golpearon con un tubo o algo así”, relató desde el hospital.

Por su parte, Armas recordó las 91 personas muertas durante la ola de protestas venezolanas, por lo que para él “unos coñazos (golpes) no son nada” y aseguró que lo ocurrido hoy en la AN fue un “intentó por “tomar la soberanía popular”.

Asimismo, el legislador Leonardo Regnault, que resultó herido en la cabeza, dijo que se encuentra recuperado y señaló que continuará “en la lucha”. “No nos van a amedrentar y tampoco nos van a llevar a la violencia”, agregó.

“Esto que me hicieron hoy a mí, que le hicieron a los demás compañeros, no nos va a amedrentar, no nos va a hacer que huyamos, nosotros vamos a seguir hacia adelante, vamos a seguir luchando por la libertad, por la democracia”, afirmó Regnault en unas breves declaraciones ofrecidas desde el hospital.

El presidente del Parlamento, el opositor Julio Borges, informó que además de Armas, De Grazia, Bracho y Regnault, resultaron lesionados el diputado Luis Carlos Padilla y otros siete trabajadores del Parlamento. Borges aseguró que las personas en el recinto aún se encuentran “amenazadas por grupos armados en las puertas de la AN”.

El ataque al Parlamento se registró cuando los opositores concluían una sesión solemne para conmemorar los 206 años de la independencia de Venezuela y poco antes de que se iniciara una segunda sesión en la que se aprobó un referendo sobre la Asamblea Nacional Constituyente convocada por Maduro.

Unas horas antes de que un grupo afecto al chavismo llegara a la sede del Legislativo y tomará sus puertas, el vicepresidente ejecutivo, Tareck el Aissami, acudió con una comitiva para conmemorar la fecha sin la presencia de opositores.

El Aissami invitó en ese acto, transmitido por la televisión estatal, a los “revolucionarios” a acudir al Palacio legislativo para conmemorar el Día de la Independencia del país. Pidió “al pueblo de a pie” acudir al Parlamento, “secuestrado” por la “oligarquía”, para “asumir esta proclama para conducir en los tiempos futuros nuestro país hacia una gran victoria”, dijo el vicepresidente desde el salón elíptico de la AN, donde reposa el acta de independencia venezolana.