Disparó con ventilador el exdelantero de Colo Colo, Mark González, luego de su convulsionado paso por el Cacique y en su salida dedicó durísimas palabras contra el DT Pablo Guede.

Entrevistado por Fox Sports, el artillero calificó al argentino como una “mala persona” y acusó que hubo “humillación” de su parte.

El exseleccionado de 33 años reveló que fue el adiestrador quien lo llevó a Colo Colo contando que “Cuando él estaba en Palestino y yo en la UC me llamaba siempre, tenemos un amigo en común que es el Tito Bishara, me llamaba para preguntar por mis servicios siempre, cuando estaba en la UC rechacé la oferta de ir a Palestino. Desde ahí viene el tema con Pablo Guede”.

González cuenta que cuando Guede llegó a Pedrero se toparon en un evento social y “ahí él me dice que me quiere llevar a Colo Colo, se dieron las mismas conversaciones que habíamos tenido por teléfono, casi me suplicaba que me fuera a Colo Colo, y como siempre lo he dicho, si Católica no me quiere yo me voy a otro equipo y fue lo que pasó”.

Según el nacido en Sudáfrica cuando llegó a la tienda alba “me dieron la espalda, nunca me lesioné, la única lesión que tuve fue al último, faltando 4 fechas, yo después salí al paso, hablaban demasiado del tema de mis lesiones, cosa que era mentira”.

El mundialista del 2010 dijo que “no sé lo que a él le pasó conmigo, era una situación que nadie entendía, yo tenía muy buena relación con todos los jugadores, nadie en el plantel entendía su comportamiento hacia mí. Yo nunca le hice nada”.

Cuando ya quería irse de Colo Colo, González dice que “la situación ya era desagradable, de un día para otro ni siquiera me saluda, Guede es un maleducado, yo lo saludaba y me dejaba estirada la mano, yo le decía a los jugadores si se daban cuenta de eso y se reían, yo no entiendo, claramente futbolístico no fue, hay un tema personal, claramente Guede es una mala persona, envidiosa, rencorosa, muy orgulloso, dice que lo grupal está sobre lo individual, mentira, claramente vi lo contrario, muchas veces el equipo no dio resultados porque él moría con la suya, pasó a llevar al equipo, no es casualidad que en Argentina Romagnoli salió a hablar en contra de él, diciendo lo mismo que yo digo en este momento”.

Como si lo anterior no fueran muchos descargos, González sostuvo en Fox Sports “aparte que es bipolar. A veces anda en buena, otras en mala, hay que tirar la talla cuando el quiere”.

El que fuera uno de los futbolistas chilenos mejor pagados en el extranjero insiste en que “viví muchas cosas feas, hubo varios entrenamientos en los que hicieron fútbol y a mí ni siquiera me consideró, me tenía corriendo con el PF mientras todos hacían fútbol, hacía cambios y metía a los juveniles y yo seguía corriendo, entonces eso se prestó para que la prensa, que muchas veces veía los entrenamientos, sacara sus conclusiones de que yo estaba lesionado. Yo no me he interesado por ser entrenador, pero si lo fuera no le haría eso ni siquiera con un juvenil, porque en el fondo eso es como una humillación”.

Si bien el artillero dice reconocer su falta al no haber ido a un partido con la U, Guede no tuvo un motivo futbolístico para cortarlo sino que “tiene un motivo personal, en su momento lo hablé con él, justamente en la semana que nos tocaba jugar con Iquique, me acerqué a él, le dije ‘Pablo ¿tienes algún problema conmigo? ¿hubo algo que hice mal?’ y justamente esa semana con Iquique jugué de titular”.

En otro pasaje de la entrevista, el “Chico” Mark señala que “conmigo su cambio fue de un día para otro, un día me saludada y después no me saludó nunca más, podíamos estar todos en la clínica haciendo tratamientos, saluda a todos, hablaba bien, se mostraba preocupado, lo hacía con todos, pero menos a uno, ese uno era yo. No sé qué tiene contra mí, lo traté de aclarar, supuestamente no pasaba nada y casualmente cuando hablé con él jugué de titular, pero lamentablemente, para mí, ese partido con Iquique fue un mal partido de todos”.

Cuando le preguntan por algún tipo de autocrítica, el ex UC dice que “yo creo que no hice nada mal, la falta que tuve fue no haber ido al partido con la U, de ahí no se me puede reprochar nada, soy profesional en todo ámbito, llegaba temprano, hacía mis cosas, entrenaba igual o mejor que muchos, corría mucho, me entregaba por completo”.