“La Junta Nacional de la Democracia Cristiana sepultó la candidatura presidencial el sábado pasado”.

Así de claro se muestra el tercer vicepresidente de la DC, el diputado Sergio Espejo, cuando ya transcurrieron 48 horas del encuentro donde se le quitó el piso a la presidenta y abanderada Carolina Goic cuando se ratifica la postulación de Ricardo Rincón, cosa a la que la senadora se oponía.

“El sábado pasado la Junta Nacional de la DC, la mayoría de sus dirigentes, no todos, dieron muestra de un anestesiamiento moral que marca una distancia que puede ser definitiva con los chilenos y las chilenas”, dice el exministro.

“La DC ha preferido una vez más traicionar a su candidato presidencial, lo hizo cuatro años atrás con Claudio Orrego, lo hizo hoy con Carolina Goic”, subraya Espejo.

El parlamentario además opina que se trata de la mayor crisis del partido desde la vuelta a la democracia. “Porque es una crisis moral”, dice.

“Las diferencias ideológicas, de tácticas, de estrategias, son todas procesables, superables (…) pero cuando se tiene un anestesiamiento moral como éste que llevó a Carolina Goic a decir en la junta nacional que ella no iba a pedir perdón dos veces ante el país por los errores de la DC en materia de probidad, pero pese a eso, la mayoría de la junta nacional decide darle la espalda, no sé si eso es reparable, por lo menos con la ciudadanía la distancia que se marca puede ser definitiva”, explica.

“Yo no reconozco a esta Democracia Cristiana, no es el partido al que entré”, admite.