El botín que se llevó un grupo de ladrones que en la madrugada de este martes asaltó una empresa de transporte de valores en la comuna de Independencia, llega a unos 25,4 millones de dólares, el más alto en la historia delictiva del país, dijeron hoy fuentes de la Fiscalía.

En primera instancia, se informó que el robo, en dinero en efectivo, alcanzaba a 16 millones de dólares, pero este miércoles la Fiscalía dijo que llega a unos 15.800 millones de pesos (25,4 millones de dólares al cambio actual), sin descartar que pueda ser una cantidad mayor.

Los ladrones desecharon llevarse bolsas con billetes de mil pesos y optaron por aquellas que contenían los 5.000, 10.000 y 20.000 pesos, que según las primeras diligencias, cargaron en carros de supermercado para llevarlas hasta los vehículos en que se movilizaban, que habían dejado a cierta distancia del lugar.

El robo afectó a la empresa Esertval, situada en el municipio santiaguino de Independencia, y fue cometido por al menos cinco encapuchados, que maniataron y encerraron en una oficina a los dos vigilantes del lugar, después de que uno de ellos “violara las normas de seguridad” de la compañía, al “salir a comprar cigarrillos sin su armamento”, según los primeros informes policiales.

“Se trata de un delito grave. El vigilante privado infringió el protocolo de seguridad de la empresa. Se está además estudiando un mal funcionamiento del sistema de alarma de la empresa de transporte de valores”, dijo a los periodistas el general Andrés Gallegos, jefe de zona metropolitana oeste de Carabineros.

Después de esposar a los guardias, otros delincuentes entraron al edificio e inhabilitaron el circuito cerrado de televisión, para luego robar el dinero de las bóvedas, que abrieron con el sistema de “oxicorte”, rompiendo las puertas de acero con máquinas soldadoras.

El procedimiento es lento y provoca un alza de la temperatura, pero ello no activó los sistemas de alarma de incendio de la empresa.

El robo, cometido mientras todo Chile celebraba las Fiestas Patrias, con festejos que se prolongaron durante cuatro días, se convirtió en el más grande de la historia por el monto del botín.

El botín más que duplicó los nueve millones de dólares obtenidos por una banda que en agosto de 2014 asaltó un camión blindado de la empresa Brinks en la zona de carga del aeropuerto internacional de Santiago.

En ese caso, la mayoría de los asaltantes fueron detenidos y cumplen condenas por su participación en el robo, pero del botín sólo se ha recuperado alrededor del 10 %, según fuentes judiciales.

Carabineros, que designó un equipo multidisciplinario para investigar el nuevo atraco, sospecha que dos camionetas que se incendiaron en la madrugada del mismo martes en el sector de Ochagavía, en el municipio de Pedro Aguirre Cerda, pudieron ser las utilizadas por los ladrones para transportar el botín.

Según fuentes de la investigación, hasta ahora no se ha descartado ninguna alternativa respecto de la planificación y ejecución del asalto, incluida alguna posible ayuda interna desde la empresa afectada.