Junten miedo y agua: Corea del Norte ridiculiza a Trump ante todo el planeta con esta frase

El pasado 19 de septiembre, cuando México era azotado por un terremoto, y en este confín del mundo terminaba el extenso feriado de Fiestas Patrias, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, profería su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU. El mandatario hablaba de “América”, como cuando los estadounidenses usan el sustantivo propio para referir su patria, y además aprovechaba la ocasión para advertir sobre los peligros del terrorismo y las naciones que ponían en riesgo la paz mundial.

En esa línea, Trump aludía a Corea del Norte y a su líder, Kim jong-un. Al mandatario lo trataba de “hombre cohete” y tildaba su afán misilístico como “una amenaza para el mundo”.

“No se puede aceptar que esta banda criminal se arme con misiles nucleares. Tenemos una gran paciencia pero si nos vemos obligados a defendernos o a defender a nuestros aliados, no tendremos otra opción que destruir totalmente a Corea del Norte”, decía.

Pues bien, como la cosa no es gratis, Corea del Norte tardó en responder, pero lo hizo. A través de su ministro de Relaciones Exteriores,  Ri Yong-ho, Pionyang dijo que “si [Trump] pensaba que podía asustarnos con el sonido del ladrido de un perro, esto era un sueño del perro”.

Esta última expresión, “sueño de un perro”, se usa en Norcorea para señalar situaciones absurdas o sinsentido.

 

Comentarios