Además del cruce ME-O-Guillier en el debate presidencial que transmitió Cooperativa en conjunto con la Universidad de Chile, hubo momentos de tensión entre los abanderados José Antonio Kast y Eduardo Artés, de posturas ideológicamente opuestas.

Uno de estos encontrones se dio sobre el final de la instancia, cuando cada uno de los siete candidatos presentes (se ausentó Sebastián Piñera) tuvo un minuto y medio para cerrar su intervención.

Entonces fue que Kast, tras decir que “me encantaría que estuviera Sebastián Piñera, porque dejaríamos en evidencia las contradicciones de la izquierda”, se detuvo para acusar a Artés. Lo emplazó en el acto sobre el porqué de haberlo llamado “estúpido”.

“Perdón, usted es profesor (…) claramente ha tenido un mal día”, encaró Kast.

Artés, por su parte, lo acusó de provocador.