La Policía de Buenos Aires retuvo a una argentina que se encontraba junto a su esposa en una estación de metro de la capital por estar fumando en un lugar no permitido, aunque la acusada aseguró hoy que se trata de un caso de homofobia.

“Nosotras creemos que es un caso de ‘lesbofobia’ por parte de la Policía metropolitana por el hecho de que había varias personas fumando en el mismo lugar donde estábamos nosotras y en ese lugar no había un cartel que dijera ‘Prohibido fumar'”, aseguró en declaraciones al canal Crónica la mujer, que fue retenida durante la tarde del pasado lunes.

La Policía metropolitana de la capital sostuvo en un comunicado que se le solicitó que apagara el cigarro, “obteniendo como respuesta que no lo haría, ya que en el lugar no se encontraban carteles que indicaran dicha prohibición”.

“En ese momento, se aproximó al lugar un policía femenino y en ese instante, la mujer que se negaba a apagar el cigarrillo comenzó a lanzar golpes de puño contra el policía masculino sin motivo alguno, los que impactaron en la cara y el pecho”, reza el texto transmitido por las fuerzas de seguridad.

Según los agentes implicados, trataron a la mujer “de manera amable”, y agregaron que “al no poder reducir a la persona que agredía, la misma trató de fugarse del lugar, perdiendo el equilibrio en su carrera a los pocos metros, cayendo al piso”.

El testimonio de la mujer, Mariana Gómez, de 24 años, es que estaba con su esposa en la estación de metro cuando dos policías la retuvieron por fumar en un espacio público cerrado y, como comentó ante los medios la joven, aparecieron ocho agentes más que la obligaron a ir a la comisaría, ante lo que la mujer destacó que fue “golpeada” y referida como un “pibe” (hombre).

“Por los golpes que me dieron, lamentablemente, voy a tener que ir a un médico, porque el médico de la comisaría me dijo que no tengo nada. Me duele todo el cuerpo y tengo el tobillo muy hinchado, actualmente no puedo andar muy bien”, argumentó.

Además, el incidente terminó con una causa abierta por parte de los agentes de seguridad porteños por supuestas lesiones de la joven.

Según expresó Gómez, el próximo miércoles se presentará junto a su abogado ante las autoridades jurídicas, que determinarán si es necesario abrir una causa por lo sucedido.