Tres buques y dos aviones de la Armada argentina, a los que se sumará en las próximas horas otra aeronave de la Fuerza Aérea, participan del operativo de búsqueda de un submarino con el que no se tiene contacto desde la madrugada de este miércoles.

“Estimamos que tiene que estar en superficie porque, por protocolo, tiene que hacerlo para favorecer el encuentro con los medios navales de búsqueda”, dijo hoy a Efe el portavoz de la Armada argentina, Enrique Balbi.

El submarino ARA San Juan, con 44 tripulantes, había partido el lunes del sureño puerto de Ushuaia y se dirigía de regreso a su base, en la bonaerense localidad de Mar del Plata.

Balbi precisó que la nave reportó por última vez su posición en la madrugada del miércoles y, “pasado un tiempo prudencial” sin que se pudiera establecer comunicación, se resolvió activar a última hora de la tarde de este jueves el protocolo de búsqueda.

El portavoz indicó que el área de búsqueda en el Mar Argentino se encuentra “a la altura del Golfo San Jorge, más al sur de la Península de Valdés, bien abierto, como a 430 millas desde la costa”.

Advirtió que es una zona amplia, de la que tan solo se ha “barrido” con el patrullaje un 15 %, “después de dos días de incertidumbre, de no haber tenido comunicación”.

Fuentes oficiales señalaron a Efe que el ministro de Defensa, Oscar Aguad, adelantó a hoy su regreso desde Vancouver, donde participó de un encuentro de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz, para instalarse en Mar del Plata junto a otros miembros de su equipo y comandar de cerca el operativo.

También para acompañar a los familiares de los 44 tripulantes que se encuentran en la Base Naval de esa ciudad siguiendo de cerca las operaciones que realiza la Armada para volver a tomar contacto con el ARA San Juan.

No obstante, la Armada se contactó con los allegados a los tripulantes, a quienes según Balbi “se les aclaró que se está cumpliendo el procedimiento, que había una falta de enlace, que no había ningún otro indicio de otro tipo de avería o siniestro, y que no hay que preocuparse ni alarmarse”.

En la búsqueda participan una aeronave Tracker de la base aeronaval Comandante Espora y otra de la escuadrilla de vigilancia marítima B-200 de la base de Punta Indio, que efectúan vuelos desde la tarde de este jueves.

Balbi dijo que se pidió a la Fuerza Aérea que colabore con el vuelo de un Hércules C-130, que se dirigía hoy a la base aeronaval Almirante Zar, en Trelew, en donde subirán marinos para ayudar en la búsqueda visual y con radar.

A su vez, fueron desplegados el buque destructor Sarandí, de la Armada argentina, con un helicóptero embarcado, y la corbeta Rosales, que ya estaban el sur, en la zona del puerto de Comodoro Rivadavia.

También fue desplegada la corbeta Drummond, de la División Patrullado Marítimo de la Armada.

Balbi destacó que los 44 tripulantes del San Juan son “todos submarinistas, profesionales de la Armada”, con asiento en la base naval de Mar del Plata.

El submarino había ido a Ushuaia para participar en un adiestramiento integrado con la flota de mar y las aeronaves de la dotación naval.

“Hicieron una escala logística y ya estaban pegando la vuelta. Había zarpado el lunes de Ushuaia y tenían que arribar a los siete días de navegación a Mar del Plata”, señaló.

El portavoz precisó que el ARA San Juan es de 1985, de origen alemán, convencional, con propulsión diesel-eléctrico -no nuclear-, y hace dos años finalizó su reparación de media vida en astilleros de Buenos Aires.

Ayuda internacional

Los Gobiernos de Chile, Estados Unidos y Reino Unido ofrecieron “apoyo logístico e intercambio de información” en la búsqueda del submarino de la Armada argentina con el que no se tiene contacto desde la madrugada del miércoles pasado, informaron hoy fuentes oficiales.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina especificó que colabora con el Ministerio de Defensa para contar, “en comunicación con autoridades de países vecinos”, con posibles apoyos para encontrar al submarino ‘ARA San Juan’, que lleva 44 personas a su bordo.

“Los Gobiernos de Chile, EE.UU. y Reino Unido han ofrecido apoyo logístico e intercambio de información en esta búsqueda humanitaria”, remarcó la Cancillería.