Marcelo Bielsa se encuentra en un disputa legal con el Lille francés para resolver su eventual desvinculación. Se habló de la supuesta rebeldía del DT para viajar a Chile a despedir a su amigo Luis María Bonini. También, de un plantel medio cansado del DT. Se especuló de malos tratos.

Lo cierto es que el rosarino no lo está pasando bien. Su abogado,  Carlo Alberto Brusa, cuenta algo de eso a Le Parisien.

“Se sintió humillado. Él estaba en el club para un proyecto a largo plazo y no se cumplió nada de eso”, dice.

“Al final fue obligado a sacar sus cosas como un empleado que había robado dinero en la tienda. Ni siquiera se molestaron en sentarse a discutir con él”, afirma.

Brusa sostiene que “después de considerar su salida por una falta grave, el club entendió que podría terminar su situación con un despido con todas las consecuencias financieras que eso implica”.