El diputado autonomista Gabriel Boric y uno de los máximos referentes del Frente Amplio aseguró este miércoles que entregará su voto a Alejandro Guillier en un extenso artículo en su blog.

Ahí recuerda la importante votación de su sector, pero señala que “no fuimos nosotros quienes pasamos a segunda vuelta y por lo tanto correspondía que tomáramos una posición ante el nuevo escenario”.

Boric declara que luego de la deliberación que generó la declaración hecha hace unos días donde no llaman directamente a votar por Guillier, “interpelamos al candidato Guillier a tomar definiciones claras sobre los temas que convocaron a más de 1.300.000 personas a confiar en nuestro proyecto. Desgraciadamente Guillier decidió, en vez de escuchar a la mayoría social que puja por cambios estructurales, sostener una visión conservadora, en ocasiones ambigua, otorgando más relevancia a un equipo económico que parecía más preocupado de tranquilizar al gran empresariado que de conectar con los anhelos y esperanzas del pueblo de Chile”.

En este sentido asegura que pareciera que en Guillier y su comando “se asentó la idea que el anti-piñerismo basta para ganar una elección. Creo sinceramente que esto ha sido un profundo error”.

“Ya ad-portas de la elección, el tiempo de la interpelación terminó. En la disyuntiva final de qué hacer, confieso que durante los últimos días consideré seriamente la opción de anular. Y es que me resulta violento tener que optar entre dos candidatos que no me representan en lo absoluto, y por sobre todo creo no representan la vocación transformadora y anhelante de justicia e igualdad que comparten quienes han apoyado al Frente Amplio, ni tampoco a buena parte de las bases de los partidos que sustentan la candidatura de Guillier” declaró el diputado por Magallanes.

Más adelante Boric asegura que “es nuestro deber situarnos en la inevitable disyuntiva del voto del próximo domingo. Hay quienes sostienen que un triunfo de la derecha no sería grave porque esto facilitaría la consolidación del Frente Amplio como mejor alternativa política. Creo que este análisis incurre en un profundo error, pues no considera las condiciones materiales de vida de miles de chilenos que se verían seriamente afectadas en su dignidad como personas”.

Sobre la anterior, ex dirigente estudiantil precisa que “Soy hombre, heterosexual, blanco, chileno y diputado. No soy yo quien sufriría las consecuencias de una derecha profundamente retardataria”, ejemplificando que son “los mismos que se opusieron al divorcio, a la igualdad de los hijos nacidos fuera del matrimonio, que defendieron la dictadura y que hoy se oponen al aborto, al matrimonio igualitario, ven la inmigración como amenaza y quieren militarizar la Araucanía (como ha dicho explícitamente J.A. Kast).

En la parte final Boric sostiene que es esa derecha la que “hoy tiene la posibilidad de volver a gobernar. Responsablemente, no puedo contribuir a ello”, declarando que “con la profunda convicción de que el Frente Amplio es la mejor alternativa para cambiar Chile, este domingo votaré contra Piñera, marcando mi voto por Guillier”.