El diario Fohla de Sao Paulo, uno de los medios más grandes de Brasil, acaba de anunciar lo que se considera como una decisión inédita en el mundo: El fin de la publicación de sus contenidos en Facebook.

“La decisión es un reflejo de las discusiones internas sobre los mejores caminos para hacer que el contenido del periódico llegue a los lectores, una preocupación que consta en el nuevo Proyecto Editorial de Folha, difundido el año pasado”, dice el medio en su versión en español.

El periódico mantendrá activa su cuenta en la mencionada red social, pero en rigor dejará de actualizar las publicaciones.

“Las desventajas de utilizar Facebook como un camino para esa distribución se hicieron más evidentes después de la decisión de la red social de limitar la visibilidad del periodismo profesional en las páginas de los usuarios”, argumenta Folha.

Folha es el medio de mayor distribución en el gigante sudamericano (279.642 ejemplares en su edición impresa) y en Facebook tiene casi seis millones de seguidores.

Desde la dirección admiten que la apuesta es un riesgo, pero explican así la decisión:

“Una buena audiencia tiene variedad de fuentes, no puede depender solo de una. Los medios que construyeron su modelo de audiencia sobre Facebook tendrán más dificultades para adaptarse a la nueva realidad. No es nuestro caso”, afirma el director Sérgio Dávila

“La importancia de Facebook como canal de distribución estaba disminuyendo significativamente incluso antes del cambio del mes pasado, una tendencia observada también en otros medios”, dice el medio en el último artículo compartido en Facebook.

Para hacerse una idea de las dimensiones que abarca Fohla, en enero registraron 35 millones de visitantes únicos en su web.

Otro de los aspectos que lleva a Fohla a tomar esta resolución tiene que ver con el problema de la difusión de noticias falsas

“Varios estudios están mostrando que el cambio de algoritmo ha aumentado el alcance de estos bulos, en detrimento del periodismo profesional. Tiene sentido: las noticias falsas son más sensacionalistas y tienden a ser más compartidas que las noticias verdaderas. Como la nueva fórmula favorece que se compartan contenidos personales, las fake news ganan”, plantea Dávila.

El diario brasileño también argumenta que  “los periódicos quieren estar donde está a audiencia. Si está en el duopolio Google y Facebook, allí estarán los periódicos. Pero las reglas del juego tienen que ser claras y no cambiarse cada rato, sólo bajo el criterio de una de las partes. Es lo que ha ocurrido con Facebook, que prácticamente bloqueó el periodismo profesional en sus páginas”.

Ya en 2013, el grupo Globo, otro gigante de la industria de medios en Brasil había hecho lo propio. Entonces se recurrió a motivos editoriales para abandonar la red social Mark Zuckerberg. Un año después; no obstante, volvió a hacer uso de Facebook.