El obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa en el Estado Guerrero, en el sur de México, anunció que le ha pedido a los carteles locales que garanticen la seguridad durante el proceso electoral “no asesinando” a los candidatos, como publicado por el Huffington Post.
.
“Aprovechando esta reunión, yo les pedí que no hubiera más asesinatos de candidatos y ellos me prometieron que iban a evitar esto, que iban a dejar una elección libre y que no se iban a meter”, dijo Range.

El obispo afirmó haberse reunido con líderes de los carteles, que prometieron no realizar acciones de este tipo a dos condiciones: “que los candidatos no repartan dinero para comprar el voto” y que lo utilicen en obras para la comunidad y “cumplan con lo que prometen”.

Ragel se reunió con los narcotraficantes para agradecerles el regreso de la luz eléctrica y el agua en la Comunidad de Pueblo Viejo de la Sierra.

Desde el inicio del proceso electoral, han sido asesinados 11 políticos que habían expresado su voluntad de participar a las elecciones que se celebrarán el 1 de julio.

El obispo Ragel se expresó en febrero a favor del diálogo con los criminales que controlan el territorio tras el asesinato de varios sacerdotes en el Estado de Guerrero.