A poco menos de una semana en que se publicara que la Fiscalía tiene bajo la lupa a Gendarmería por una serie de audios en que supuestos coroneles pedían plata a ex funcionarios a cambio de reincorporarlos, ahora la institución se encuentra en el ojo del huracán por un nuevo motivo.

Según consigna La Cuarta, ocho funcionarias de Antofagasta denunciaron el hallazgo de algunas cámaras en sus baños que grababan directamente a las duchas.

De acuerdo al medio antes citado, las mujeres precisaron que encontraron estos aparatos electrónicos mientras hacían el aseo de las instalaciones.

El hecho fue comprobado por las autoridades y el caso ya fue enviado al Ministerio Público.