En un dramático partido no apto para cardíacos, la Argentina de Jorge Sampaoli clasificó a octavos de final del Mundial de Rusia 2018, tras derrotar por 2 a 1 a Nigeria de manera agónica.

Con la obligación de ganar, la albiceleste buscó y buscó el arco rival hasta que en el minuto 86 el defensor Marcos Rojo se matriculó con un disparo que hizo inútil la estirada del portero nigeriano, Francis Uzoho.

Messi adelantó a la albiceleste con un gol en el minuto 14 tras un pase al espacio de Éver Banega, y pudo hacer el segundo en el 30 con un tiro libre que la Pulga estrelló contra el palo.

En la segunda mitad, un penal de Mascherano por un agarrón sobre Balogun se convirtió en el empate nigeriano, ejecutado por Victor Moses; y cuando parecía que la igualada y la eliminación argentina era segura, Rojo remató un centro de Mercado y metió a la albiceleste en la siguiente fase.