El economista argentino Javier Milei es uno de los habituales personajes que pulular por cuanto programa de televisión hay tratando de explicar de mejor manera al público las políticas estatales y criticando las administraciones de Kirchner y Macri.

A Milei lo apodan el “Peluca”, por su particular estilo en su cabellera y en las últimas horas se hizo viral un video donde trata de manera muy dura a la periodista Teresita Frías, que desconocía algunos conceptos económicos.

“Como dijiste una burrada voy a desasnarte” insistió un montón de veces el profesional, mientras desafiaba a la mujer pidiéndole definir algunos conceptos.

“Sería bueno que lo estudies si querés hacer preguntas sobre keynesianismo” dijo el economista, añadiendo que “estás diciendo una burrada y yo estoy tratando de desasnarte”, agregando que “me parece que hasta tenés problemas de comprensión, tu problema es de soberbia porque no sabés un carajo y opinás de lo que no sabés”.

La cosa se fue encendiendo más y más y entre el público salieron a defender a la mujer de los maltratos de Milei, llegando incluso a promesas de llegar a las “piñas”.

La periodista dijo luego al portal Infobae que “La verdad que fue una situación muy hostil”, explicando que “Yo no soy periodista económica, yo hago trabajo de terreno, estoy metida en las comunidades, hago temas de género, mi trabajo es ese. Me tocó cubrir pero no fui de improvisada”.

Luego Frías señala que “Él es economista pero tiene un perfil de showman, es como un standupero, y me parece que a lo único que vino es a hacer lobby. Yo no lo fui a atacar, solamente le hice una pregunta”.

En el mismo tono la profesional señala que “Él se vino al Norte. Nosotros estamos acá en el sur de Salta, un lugar de 60 mil habitantes donde creo que él tendría que tener un poco mas de pedagogía porque vino a hablar a un lugar donde había gente trabajadora, le vino a hablar al peón de campo”. En este sentido agrega que “¿Y qué pasaba si no era yo la que hacía la pregunta? ¿Qué pasaba si la hacía un estudiante? En ningún lado decían que había que ir habiendo estudiado o siendo un experto en economía. La verdad, me sentí muy violentada, yo no me manejo así”.