El subcomisario de la PDI de Viña del Mar, Rodrigo Muñoz, desclasificó cómo pillaron a los acusados de descuartizar al profesor de Villa Alemana, Nibaldo Villegas, en un hecho que ha conmocionado a todo un país.

En conversación con el matinal Bienvenidos de Cana 13, Muñoz sostuvo que “se realizó un trabajo con diferentes brigadas por lo que había varias desgracias en curso. Tras el análisis, se logra tomar contacto con las diferentes familias y se logra tomar contacto con la familia del profesor”.

Añadió que “se logra identificar (que correspondía al docente”.

“El trabajo se hizo de manera discreta, por respeto a la familia había que realizar diligencia y esa pesquisa nos permite monitorear a las personas que estaban ligadas a Nibaldo y ver la teoría de que alguna de estas personas tuviera relación con el crimen”.

En tanto, el oficial del caso, Gabriel Alarcón, admitió que la clave para descubrir el caso fue “cuando tomamos conocimiento de la situación, empezamos a hacer un análisis y primeramente la necesidad básica era tomar contacto con la familia. Y empezamos a obtener información de cómo Nibaldo se desenvolvía en la sociedad. Se toma conocimiento que mantenía relación de matrimonio sin convivencia y que tenían una hija en común”.

A su vez, dijo que “tomamos contacto con Johanna y supimos que esta mujer había concurrido al SML y al observar la evidencia señala que está segura que podría ser su esposo. Ahí le tomamos declaración, donde ella en forma muy natural y relajada, sin dejar entrever situaciones que generarían dudas, forman una testimonio y recogimos todos los antecedentes”.

Al ser consultado por cuándo sospechan de ella, contestó que “en esa declaración narra las cosas que hizo el día de la desaparición de Nibaldo y empezamos a tener antecedentes que involucraban horarios técnicos en los que esta mujer había tenido movimientos en la quinta región”.

Precisó que esos datos “empezaron a dejarnos ver situaciones contrastadas entre su declaración y la de su pareja”.

“Al establecer en forma técnica estas contradicciones de horarios y trayectos, generan que una vez detenida ella no pueda contrastar y entregue la versión que acreditaba” su responsabilidad en el crimen.