La Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos de Colonia Dignidad rechazó hoy la decisión del tribunal regional de Düsseldorf de rechazar el encarcelamiento del exmédico alemán de esa Colonia, Harmut Hopp, quien huyó a su país al ser condenado en Chile por complicidad en delitos sexuales.

A través de un comunicado difundido este miércoles, la agrupación calificó la determinación como “extremadamente grave por dejar impune un criminal que ya había sido condenado en Chile” por complicidad con los delitos sexuales de Paul Schäfer, quien fundó Colonia Dignidad en 1961.

Según la asociación, Hopp evadió la pena de cinco años y un día de cárcel impuesta en 2013 por los tribunales en Chile, al fugarse del país en 2011.

“Y por ostentar la ciudadanía alemana, Hopp gozó de la impunidad que el Estado alemán ha garantizado todos estos años al rechazar las solicitudes de extradición”, agregó la entidad, que preciso que el desenlace de estos años de infructuosa espera les “parece de suma gravedad”.

“Además, queda de manifiesto que otros criminales de nacionalidad alemana que en la actualidad o en el futuro puedan ser procesados por la justicia chilena, incluidos aquellos involucrados en violaciones a los derechos humanos perpetradas por la dictadura cívico-militar chilena, en las que Hopp también participó, encontrarán en Alemania refugio e inmunidad”, aseveró el texto.

La asociación señaló en declaraciones que difunde el portal La Nación que “este es el resultado de la desidia e inacción del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile ante los procesos judiciales que involucran a la Colonia Dignidad, y que hoy expresan sus dramáticas consecuencias”.

Explicaron que en 2017 solicitaron al entonces canciller Heraldo Muñoz la disponibilidad de un abogado para apoyar el caso en Alemania, tal como se ha procedido en otros casos, solicitud que no fue respondida.

“Lo ocurrido este martes (no encarcelar a Hopp) manifiesta una vez más que en relación con Colonia Dignidad, el Estado chileno no ha tenido la voluntad para enfrentar de manera definitiva y decidida el clamor por verdad y justicia que desde hace más de 40 años las víctimas del enclave alemán han venido demandando”, concluyeron en su comunicado.

Schäfer gobernó Colonia Dignidad con un grupo de secuaces prácticamente hasta que murió hace algunos años en la cárcel, tras ser condenado por violaciones y abusos sexuales a niños.

Durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), la colonia colaboró con el régimen y su sede sirvió como centro de detención y tortura de opositores, algunos de los cuales fueron asesinados.

Aunque no se tiene cifras exactas, se estima que la mitad de los 350 opositores a la dictadura que fueron llevados a ese lugar nunca salieron con vida.

Un centenar de colonos sigue viviendo en los terrenos de Colonia Dignidad, rebautizado como Villa Baviera. Los pobladores reconvertieron un edificio en restaurante y hotel, en donde se realizan fiestas folclóricas alemanas a las que asisten turistas.