El conductor, Mario Kreutzberger, se refirió este viernes al presunto abuso ocurrido en el clan infantil de Sábado Gigante por parte de un camarógrafo.

En conversación con El Mercurio, Don Francisco manifestó que “este fue un hecho que ocurrió y que se tomaron todas las medidas inmediatas. El camarógrafo fue inmediatamente despedido. Fue lo único que yo recuerdo, pero por el clan infantil pasaron más de 200 niños”.

En este sentido precisó que fue “una cosa muy antigua y anterior al 89. Creo que Natalia Valdebenito no se refiere a este caso porque ella en esa época no estaba en el clan infantil. No sé a qué se refiere”.

En otros pasajes de la entrevista, la cabeza de la Teletón apuntó que “¿Sabes lo que me hincha las pelotas con esto? Porque es la verdad, es la mala onda, porque estamos tratando de unir a toda la gente con la Teletón. Si esto pasó en el año 80 o el año 70, ¿tenía que salir en estos días? Además, no hay ninguna acusación, ni nombres, ni personas, ni nada. Es una cuestión al boleo que se tiró”.

Sobre la denuncia, Valdebenito indicó que “no se llevaron a este señor, solo lo trasladaron a un hotel. En una habitación nos juntaron a todos y nos explicaron esto y nos dijeron que él se había equivocado, y como se había equivocado, lo iban a separar de nosotros. Estábamos en Puerto Montt con 10 años, sin nuestros padres y con este señor ahí”.

Con el pasar de las horas, Don Francisco conversó con Radio Cooperativa, instancia en la que admitió que “hasta ayer no tenía antecedentes porque en la entrevista Natalia da una sigla y esa sigla no correspondía a ningún camarógrafo que yo conociera. Pero hice todas las averiguaciones y efectivamente en el año 1989 hubo un viaje de un grupo de niños que fue a Puerto Montt, en el cual iba Natalia Valdebenito”.

Cuenta también que cuando le contaron del hecho le hablaron de “conducta inapropiada”, jamás de abuso o acoso sexual.

Kreutzberger aclaró que “yo no estuve ahí y tenía que creerle a las personas que estuvieron ahí. Dijeron que los niños y las niñas iban a dormir en piezas separadas, que habían empezado a gritar y tirarse cosas, y este camarógrafo se puso furioso, se puso violento y eso no correspondía. Nunca me hablaron de acoso ni abuso sexual”.

Por su lado, lanzó que podría reunirse con Valdebenito para “aclarar el tema”, al mismo tiempo que explicó que “como ella no dio detalles al principio, tampoco yo podía dar detalles (…) Estoy totalmente de acuerdo de que tiene que haber la más amplia condena y me parece muy bien que la prensa se preocupe de esto, porque estos hechos son inaceptables”.