El crimen del profesor Nibaldo Villegas conmovió al país y hoy se revelaron nuevos detalles de su terrible y macabra muerte.

Un artículo de La Segunda detalla cómo fue organizado el asesinato del profesor de computación por parte de su pareja Johanna Hernández y el amante de esta Francisco Silva.

Todo se basa en lo expuesto por el fiscal José Miguel Subiabre en el Juzgado de Garantía de Villa Alemana, quien precisa que ambos imputados compraron Clonazepam, medicamento que fue molido y guardado en un frasco por Silva, y luego le entregó el recipiente a Hernández.

La nota señala que fueron 10 pastillas que fueron disueltas en alcohol y suministradas por Johanna Hernández a su marido a eso de las 22:30 horas del 10 de agosto, en la casa del fallecido. Ambos siguieron compartiendo hasta que el malogrado hombre perdió la conciencia.

Según el fiscal, a eso de las 23.56 el profesor quedó en estado de completa indefensión “al perder todas y cada una de sus funciones nerviosas, una vez que el medicamento le hizo efecto”.

Minutos después, a las 0.12 del sábado, entró a la casa el amante Francisco Silva a la casa del profesor, lo que fue permitido por Hernández tras comprobar el estado de la víctima.

El fiscal asegura que es el sábado 11 cuando los dos personajes imputados mataron a Villegas, con “un arma blanca con la cual acertaron una herida corto punzante en la región torácica, a la altura del lóbulo superior del pulmón izquierdo, de 6.8 centímetros de profundidad”

La acción anterior le provocó la muerte a Villegas luego de un shock, una hemorragia y la afectación de los pulmones.

El fiscal Subiabre aseguró en el Juzgado de Garantía que ambos mataron a Villegas por lo que la mujer recibió el cargo de parricidio con alevosía y premeditación, mientras que a su amante recibió homicidio calificado con alevosía y premeditación. A lo anterior se suma que Silva le robó plata a Villegas al utilizar su tarjeta en un cajero automático.

Hay que recordar que en la primera audiencia realizada en agosto, se señaló que el descuartizamiento se cometió en la madrugada del mismo sábado, en primera instancia en el hogar de Villegas y luego en Laguna Verde, donde los restos fueron lanzados al mar.

Ahora, Silva y Hernández deben realizarse pericias psiquiátricas en el Servicio Médico Legal en Santiago, trámite destinado para el 16 y 17 de octubre.