“Oigan, al menos no fueron siete”.