Luego de que Andrés Chadwick informara que sí hubo registro del enfrentamiento en Ercilla donde murió Camilo Catrillanca y que fue uno de los mismos carabineros quien eliminó la evidencia, el vicepresidente calificó de “inaceptables” los hechos.

Es por eso que informó que el jefe de Orden y Seguridad de La Araucanía, Mauro Victoriano Krebs; y el prefecto de FF.EE. de la región, Iván Contreras, presentaron su renuncia por responsabilidad de mando, la cual fue acogida por el Gobierno.

También confirmó que los cuatro efectivos que participaron en el operativo están en  proceso para ser dados de baja por no haber dicho la verdad sobre las cámaras de vigilancia.

Fue justamente ayer que Carabineros aseguró que no habían registros del tiroteo.

Las ideas que daban vuelta sobre la muerte del comunero están rodeadas de inconsistencias. Primero se sostenia que los carabineros involucrados eran parte del equipo llamado “comando jungla” que fue entrenado en la selva colombiana. Más tarde la versión cambió y Chadwick aseguró que sí había registro y que la policía involucrada pertenecía al Gope.

Por otro lado, el adolescente de 15 años que  fue testigo de la situación por haber estado en el mismo tractor que el mapuche asesinado en el momento de los hechos aseguró al INDH haber visto que uno de los carabineros presentes en el operativo cambió algo de su cámara.

Por ahora el Ministerio Público está a la espera de la autopsia y los peritajes para determinar la trayectoria del proyectil que impactó en la cabeza del joven de 24 años y si provenía de un arma de carabineros o de los encapuchados que minutos antes habían atacado a unas profesoras.