Alejandro Domínguez confirmó que la segunda final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors se pospone todavía sin fecha porque “no están garantizadas las condiciones de igualdad entre ambos equipos”.

“No están dadas las condiciones y como estamos por el bien del fútbol vamos a convocar a los dos clubes a Asunción para buscar una nueva fecha”, completó la máxima autoridad que habló de una resolución del Consejo de Conmebol.

Actualización:

Domínguez ha convocado a los presidentes de River Plate y Boca Juniors, Rodolfo D’Onofrio y Daniel Angelici, a una reunión en Asunción para discutir la nueva fecha del partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores.

“La nueva fecha de la final será analizada y decidida en una reunión en Asunción el martes 27 a las 10 de la mañana con los presidentes de los clubes finalistas, Boca Juniors y River Plate”, señaló el órgano rector del fútbol sudamericano.

La Conmebol anunció previamente el aplazamiento sin fecha de la final, “con el objetivo de la preservar la igualdad deportiva”, después de que Boca pidiese de forma oficial la suspensión del partido esta misma mañana.

El partido de vuelta de la final de la Libertadores que más expectación ha despertado en la historia, fue aplazado en dos ocasiones el sábado, -primero una hora y luego hora y cuarto más- después de que el autobús que transportaba a los jugadores de Boca fuese agredido por aficionados de Ríver, que rompieron los vidrios del mismo con piedras y botellas.

Pese a que la Conmebol dio el visto bueno a que se jugase, en primer término, luego se acordó el aplazamiento del encuentro hasta este domingo, después de que el ídolo de Boca, Carlos Tévez, denunciase que los obligaban a jugar.

Finalmente, el consejo directivo de la confederación sudamericana acordó esta mañana el aplazamiento sin fecha del partido y la Conmebol convocó a los dirigentes de ambos clubes para discutir en Asunción cuándo se jugará la final.