Un medicamento común como el omeprazol, usado para problemas gástricos, cuesta 32 veces más en su versión original que en su opción genérica, según publicó hoy el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac).

El Sernac informó este martes de los resultados de un estudio que compara las diferencias de costo que hay entre los medicamentos originales, los genéricos -que tienen el mismo principio activo que los primeros- y los bioequivalentes de marca -que también cuentan con el mismo fármaco que los originales y además disponen de estudios que prueban su eficacia y seguridad-.

Según afirmó el Director Nacional del Sernac, Lucas del Villar, los resultados de este nuevo estudio “son muy relevantes”, ya que analizan los precios, en las tres principales cadenas de farmacias en Chile.

“(Son) medicamentos altamente demandados por la ciudadanía, pues son utilizados para tratar enfermedades crónicas, como son la hipertensión arterial, la diabetes o el colesterol”, señaló Del Villar.

Este estudio compara las diferencias de precio en los tratamientos de estas afecciones y, en especial, las que cuentan con trilogías de medicamentos, es decir, aquellas que disponen de un fármaco original, un genérico y un bioequivalente de marca.

En el caso de un medicamento destinado al tratamiento del colesterol, con el principio activo de atorvastatina, un consumidor podría comprar 19 cajas del genérico por el mismo precio que le costaría una caja del medicamento original, según el estudio.

En el caso del bioequivalente de marca, el precio es la mitad que el medicamento original.

Para un medicamento recetado para la depresión, cuyo principio activo es la sertralina, el estudio arroja unos resultados similares.

Un consumidor podría comprar quince cajas del medicamento genérico por el precio que costarían los mismos comprimidos de la marca original.

En sus conclusiones, el Sernac animó a los consumidores a considerar los productos bioequivalentes de marca y genéricos, ya que pueden lograr “importantes ahorros, obteniendo similares resultados de eficacia y seguridad”, y añadió que “las farmacias tienen la obligación de informar de los precios y las alternativas disponibles”.

El Sernac también incluyó las medidas que el Gobierno del presidente de Chile, Sebastián Piñera, quiere impulsar en este ámbito, como la “farmacia digital”, que permitirá emitir recetas electrónicas a una central, “poniéndolas así a disposición de los proveedores a los que el paciente haya autorizado”.

Además, se dictará un reglamento que “exigirá a las empresas que informen en web de los precios y características de los productos que ofrecen para que los usuarios puedan cotizar cómodamente, incluidos los medicamentos”.