Luego de casi 500 días de prisión, los chilenos  Fernando Candia y Felipe Osiadacz, condenados a dos años de cárcel por homicidio culposo en Malasia por la muerte de la mujer trans Yusaini Bin Ishakuna, fueron dejados en libertad.

El crimen ocurrió el 4 de agosto del año 2017 en la entrada de un hotel en Kuala Lumpur.

Durante la jornada del martes, ambos jóvenes fueron trasladados desde la cárcel hacia el recinto penal para inmigrantes de Semenyih. Allí esperaban la entrega de sus visas para regularizar la estadía en el país.

Tras un año y casi cinco meses de prisión, Candia y Osiadacz dejaron el recinto carcelario aún a la espera de la resolución judicial ante una apelación realizada por parte de la fiscalía de Malasia que consideró insuficiente la sentencia dictada por la justicia.

Al salir de la cárcel los jóvenes fueron llevados a la oficina de inmigración ubicada a 35 kilómetros de Kuala Lumpur.