El exfutbolista y comentarista deportivo Luka Tudor se hará presente en la próxima edición del Festival de Viña del Mar como jurado y en esa condición participó de la sección Manifiesto de La Tercera.

Uno de los históricos de la UC, dijo que en algún minuto pensó que “podía haber logrado una carrera mucho más exitosa” pero en algún minuto dejó de cuestionarse.

“Me llevó al Barcelona el mismo representante que contrató a Maradona, Messi y Rivaldo. Estuve una semana y no me pude quedar. Me recriminaba eso” aseguró.

Más adelante Tudor comenta que “Soy hijo de inmigrantes, pero entiendo que debe haber más control. Mis abuelos llegaron a Punta Arenas y llevaron una vida muy sacrificada, muy austera. Creo que migrar es importante para los países, pero no pueden venir personas que son parásitos y vienen a hacer puras pelotudeces“.

Sobre su participación en el certamen veraniego, asegura que “Dicen que me voy a comer la parrilla festivalera y tienen razón. Sé que me han matado por ser jurado del Festival, pero me da lo mismo. Es un orgullo que me hayan elegido. Me dijeron que el Superman Vargas o Guarello no iban a bailar en la Quinta Vergara. A mí no me importa nada. La vida hay que vivirla”.

En otra sección del espacio, el hombre señala que “No soy pituco. Cuando jugaba me decían que era del barrio La Pincoya de Croacia. Siempre fui muy relajado y me llevaba bien con todos. Venía del Saint George, pero no notaba las diferencias con mis compañeros”.

Respecto a las críticas a su físico, dice con seguridad que “esto es lo que hay nomás. Me dan lo mismo los comentarios. Creo que te demuestran la infelicidad de la gente que está preocupada de esas pelotudeces. ¿Qué importa cómo se vea la persona si está bien de adentro? Era muy flaco y tuve mis razones para engordar. ¿Y qué tanto?”.