Amber, Hyo, Yuri, BoA, Taemin, Key, NCT, Red Velvet, EXO y Super Junior se presentaron por primera vez es nuestro país, con el show más importante de kpop a nivel mundial. Niños, adolescentes, e incluso adultos, disfrutaron de SMTown, festival que se llegó por primera vez a Latinoamérica, con un destacable show de luces, dos escenarios y fuegos artificiales.

Decenas de comerciantes repletaban la vereda del Estadio Nacional. Chapitas, cintillos, ventiladores, anillos y posters eran vendidos como pan caliente a las miles de fans que se agolpaban por entrar, luciendo las últimas tendencias de la moda coreana, creativos carteles e incluso globos con los nombres de sus artistas favoritos para llamar su atención.

Tanta fue la fiebre por el kpop en nuestro país que hasta reconocidos diputados sortearon entradas en sus redes sociales y la alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga, regaló tickets a los vecinos de la comuna y se hizo presente en el mega evento, tirándose unos pasos de baile con el embajador coreano, In-gyun Chung.

Apenas comenzó el show los gritos hicieron retumbar el estadio y los llantos de emoción no tardaron en llegar en la miles de adolescentes que veían por primera vez a quienes habían esperado por tanto tiempo. Cientos de lightstick, una especie de lámparas con particulares diseños para cada grupo, iluminaban el recinto con una diversidad de colores, llenando de alegría el recinto.

El boom del kpop radica en su increíble puesta en escena y trabajadas coreografías, las cuales fueron replicadas al pie de la letra por sus idols, pero también por sus fans, quienes con una memoria extraordinaria y fuerte energía ejecutaban cada uno de los pasos al igual que los grupos.

Los cantantes surcoreanos recorrían por completo el escenario, intentando acercarse a sus fans, quienes con todas sus fuerzas coreaban un “mijito rico” tras la presentación de cada uno de los miembros, quienes extrañados aplaudían al ritmo de los gritos, sin entender nada.

Por supuesto que hicieron el esfuerzo de hablar en español, situación que emocionó a sus fans, pero también sacó un par de carcajadas entre la multitud. Mientras que una de las integrantes del grupo Red Velvet pronunciaba un emotivo mensaje, uno de los chicos de NCT mencionó que “las chilenas son fletas”.

Tras la presentación de cada uno de los grupos, todos los miembros de la agencia de entretenimiento SM se hicieron presentes en el escenario para despedirse de sus fans, coreando en conjunto una canción, mientras eran trasladados en unos carros entre un escenario y otro, y la challa comenzaba a caer sobre los invitados, para culminar con una divertida fotografía junto a la bandera nacional.