“Tenía 16 años. Estaba ebria en las fondas. Me tomó del brazo, me trató de débil, me violó, ahí mismo. Él tenía 17. Estábamos rodeados de gente. Nadie hizo nada”.

Este es uno de los relatos sobre relaciones sexuales no consentidas que componen la exposición “No fue sexo, fue violación”, que se exhibió durante la tarde del sábado 26 enero. La muestra contiene 20 ilustraciones junto a la historia respectiva, y más de 500 relatos enviados a la organización feminista “No Fue Sexo” mediante su sitio web.

La iniciativa de mostrar historias de sexo no consentido surgió en mayo del año pasado, cuando una de sus fundadoras escuchó la experiencia de una amiga que había sido violada. Conversando el tema en sus círculos cercanos el “a mí también me pasó” se volvió común.

“Estábamos abrumadas. Ya no podíamos escuchar más historias, pero detectamos la necesidad de contarlas en plena ola feminista, cuando todo Chile estaba haciendo catarsis”, cuenta Tania Sauma, una de las creadoras del proyecto.

A esto, su compañera en la fundación de No Fue Sexo, Martina Valenzuela, agrega “Había que contarlo en un espacio de confianza, en condiciones seguras. Así nace esta plataforma, desde la sororidad absoluta, donde puedes contar tu relato y, cuando es publicado, recibir comentarios de apoyo y contención”.

exposición no fue sexo

La exposición fue levantada gracias a un equipo de voluntarias y a un crowdfunding que les permitió costear parte de ella. Resultó un éxito: más de 100 personas asistieron, algunas compartieron experiencias e incluso hubo una canción inspirada en el proyecto.

“Una madre le dice a su hija que si tiene miedo y desconfía en el andar, huye, huye, huye y encuentra refugio. Hija te quiero viva”, cantó una mujer para el público. Se creó un clima de conmoción pero también de apoyo, lleno de abrazos entre las convocadas, que en su mayoría eran mujeres.

“Las invitamos a que hagan un manejo responsable de cómo se sienten, que no se empujen a seguir leyendo si no quieren seguir”, advirtió Sauma, pues la exposición tiene contenido sexual violento y, en algunos casos, bastante gráfico.

La presidenta del Observatorio contra el Acoso Chile, María José Guerrero, afirmó admirar el trabajo realizado: “Nos entregaron un nicho cultural que no teníamos, un lugar de reivindicación para sentirnos acompañadas, para portar un dolor tan grande como son las violaciones, como son las violencias sexuales”.

“Lamentablemente, Chile es bien penca a nivel legislativo en violencia sexual. Solo se nos revictimiza en nuestros círculos cercanos, sino incluso cuando queremos denunciar. Después se nos cuestiona que lo hacemos en redes sociales, cuando no hay más canal”, agregó Guerrero.

En cuanto al futuro de la exposición, Sauma afirma que quiere llevar la idea a otras regiones, pero que sea gestionada en esos lugares y no por ellas mismas: “Estamos enseñando cómo se hace para gestionarla y montarla. Queremos que la gente viva la experiencia política de crear un colectivo y trabajar con mujeres. Solo necesitas un ejército de cabras, como lo tenemos nosotras”.

La entrada a la exposición “No fue sexo, fue violación” es gratuita y estará abierta hasta este domingo entre 15.00 y 20.00 hrs. en Los Piñones 019, Metro Salvador. Estará permitido el ingreso exclusivamente de mujeres.