La monja Carmelita Teresa de San José, Claudia Figueroa, rompió el silencio luego de que se publicara un video que muestra al presidente de Gasco, Matías Pérez Cruz, echándola de la playa del Lago Ranco, argumentando que era “su” jardín.

Tras el mal rato vivido, Figueroa conversó con 24 Horas, instancia en la que afirmó que “le pedimos que nos mostrara un papel que dijera que eso era un lugar privado”.

Junto con afirmar que le “quitó las sandalias y la cartera”, recordó que “él aduce que lo que nosotros estamos haciendo va en contra de sus Derechos Humanos”.

Añadió que “fuimos tratadas con la suela del zapato…humilladas, como si fuéramos unas vulgares delincuentes”.

En este sentido, admitió que “nunca había visto tal agresividad a la hora de pedirle a alguien que salga. Hay un principio y es que las playas son de todos y eso es lo primero que yo quise dejar en claro, que nadie está por sobre la ley”.