El exintegrante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), Ricardo Palma Salamanca, fue entrevistado por Patricio Fernández desde París, Francia, donde habló de todo. Mira aquí las mejores frases de la entrevista.

Al referirse a su pasado, y de manera nostálgica, afirmó que “esta historia que me persigue es atroz”.

Cuando se refiere a su pasado comunista, de la revolución comenta que “la cultura comunista me tiene harto: es
ideológicamente intolerante y autoritaria”. Además agrega que “La Revolución está agotada. Los cambios se dan de manera paulatina, porque lo que debe transformarse es la cultura”.

Luego de cierto tiempo formando parte del FPMR, aseguró que no había razones para seguir con la militancia pero dice que “seguí por inercia”, y que no se retiró por el “sentimiento de que si me salía estaba traicionando”.

Por otro lado, asegura que haber estado en el Frente “es parte de una experiencia histórica”, y que debió haberse salido y dedicado a lo que le gustaba hacer que era la fotografía y el arte. “Ya no me quedaba ninguna convicción. Tenía 20 años. Caí a los 21. Me pasé cuatro años y 10 meses en diferentes cárceles, donde se ensañaron conmigo”, confesó.

Los gendarmes, en la cárcel, y la Justicia se ensañaron con él. “El juez Alfredo Pfeiffer me escupió dos veces. Me amarraba con cadenas de pies y manos a la silla mientras me interrogaba. Era un nazi”, contó.

Acerca de su estadía en la cárcel, comentó que “fue de tensión permanente”, haciendo hincapié en los tipos de allanamientos que les hacían. Confesó que aún lo persigue la imagen de los tipos “armados hasta los dientes”, a la mitad de la noche.

Al hablar de violencia dice que es una reacción natural, como respuesta a una violencia absoluta por parte del Estado. “Descontextualizarla es un gran error, porque los que participamos de aquella experiencia no éramos personas violentas. La violencia era una herramienta, pero no lo que uno quería como forma de vida”, afirmó.

Luego de su fuga, cuenta que “no supe de mi familia ni de ningún amigo en 6 años. Me convertí en un fantasma. Le tenía mucho terror a volver a la cárcel y no me iba a poner en riesgo por la familia, que no me importaba mucho”.

Finalmente, cuando se refirió e lo que ocurrió en esa época de frentista, dice que “estaba en un ambiente en que sentíamos que la historia nos daba la posibilidad de participar en una aventura épica, y muchos la tomamos”.

Revisa la entrevista exclusiva acá:

Ricardo Palma Salamanca: “La cultura comunista me tiene harto, es ideológicamente intolerante y autoritaria”

Desde que se fugó de la Cárcel de Alta Seguridad en un canasto, Ricardo Palma Salamanca, “el Negro”, ha vivido huyendo y escondiendo su verdadera biografía. El exfrentista condenado por el asesinato de Jaime Guzmán, nunca ha dado una entrevista, hasta hoy. Patricio Fernández conversó con él tres días en París.