Trabajadores sexuales piden a Google que mantenga aplicación de seguridad

La Alianza de Trabajadores Sexuales de Irlanda (SWAI, sus siglas en inglés) lamentó hoy que Google quiera desactivar algunas funciones en la aplicación “UglyMugs” (“GenteMala”), lo que podría provocar incluso, su retirada de la tienda virtual Play Store el próximo mes. “Esta aplicación es usada a diario por trabajadores sexuales en toda Irlanda y dependen de ella para su seguridad”, recordó SWAI en su cuenta de Twitter.

Una asociación irlandesa de trabajadores sexuales pidió hoy al gigante tecnológico Google que no elimine ciertas funciones de una aplicación móvil diseñada para proteger a miembros de este colectivo de clientes potencialmente peligrosos en Irlanda y el Reino Unido.

La Alianza de Trabajadores Sexuales de Irlanda (SWAI, sus siglas en inglés) lamentó hoy que Google quiera desactivar algunas funciones en la aplicación “UglyMugs” (“GenteMala”), lo que podría provocar incluso, su retirada de la tienda virtual Play Store el próximo mes.

“Esta aplicación es usada a diario por trabajadores sexuales en toda Irlanda y dependen de ella para su seguridad”, recordó SWAI en su cuenta de Twitter.

Google anunció el pasado año su intención de reformar sus Política de Desarrollo de Programas para limitar en las aplicaciones móviles los registros de llamadas y los permisos de acceso a mensajes de texto.

La firma londinense Safe IQ, creadora de “UglyMugs”, ha explicado que su aplicación permite a sus usuarios detectar llamadas entrantes y mensajes de texto de clientes potencialmente peligrosos, así como usar un “sistema de semáforo” para asignarles una alerta amarilla, naranja o roja.

También les da la opción de buscar manualmente en una base de datos números de teléfono para determinar si éstos están relacionados con posibles amenazas para su seguridad.

Aunque Safe IQ ha pedido en dos ocasiones a Google que conceda excepciones a esta aplicación, la multinacional tecnológica ha insistido en que debe eliminar esas funciones antes del próximo 3 de marzo.

“Es extremadamente preocupante que esta aplicación, que mantiene a trabajadores sexuales seguros y que ha ayudado a prevenir muchos ataques, tenga que eliminar una de sus funciones clave”, dijo la organización.

La nueva Ley de Derecho Penal (Delitos Sexuales) entró en vigor en la República de Irlanda el pasado año y castiga con multas a los clientes de la prostitución, un modelo instaurado por primera vez en Suecia en 1999 y copiado después por países como Noruega, Francia e Islandia.

En su página web, “UglyMugs” asegura que la nueva legislación no ha servido para proteger a este colectivo e indica que el número de delitos contra trabajadores sexuales aumentó en Irlanda el 54 % entre los meses de marzo de 2017 y de 2018.

La compañía describe su aplicación como “una iniciativa tecnológica sin afán de lucro” que mejora la seguridad de los trabajadores sexuales en Irlanda y el Reino Unido, y “reduce los delitos que se cometen contra ellos al reunirlos en una plataforma para que compartan la información sobre los peligros potenciales”.

Comentarios