“Este es de los momentos más amargos que he vivido en mi vida del punto de vista político y personal. Ni en mis peores días, en este caso en política, pensé pasar por esta suerte de thriller político, que finalmente terminó siendo casi una historia de terror”. Esta es una de las frases que resume el estado actual del diputado DC, Gabriel Silver, tras la masificación de un correo electrónico anónimo en el que se acusaba al parlamentario DC de violencia intrafamiliar y que terminó con el parlamentario desistiendo de su postulación como Presidente de la Cámara de Diputados.

En entrevista con La Tercera, el demócrata cristiano aseguró que han sido días de mucha frustración. “Quienes estamos en política sabemos que nuestra vida es parte de ese escrutinio, pero en la medida en que se funden respecto de hechos verdaderos. Hasta de una denuncia por falsa que esta sea uno puede defenderse, de allí a instalar una mentira, en este caso fundada en un anónimo, creo que es una barrera que como democracia o como sociedad no podemos pasar a llevar”, expresó.

También se refirió a las declaraciones de su partido que apuntaban a una operación política. “Como toda caza de brujas, yo me enfrenté a un enemigo cuyo rostro no conozco. Lo que sí llama la atención es que luego de meses de trabajar y lograr articular un acuerdo en torno a la oposición, donde estábamos poniendo la pieza final, alguien deliberadamente quiso romperlo y echar todo abajo. Por eso, yo también entendí la necesidad de anteponer, justamente, mi interés personal con el interés de la necesidad del acuerdo de la oposición y allí veo, obviamente, una operación política más que respecto a sacar a Gabriel Silber, impedir la cohesión o convergencia de las fuerzas de oposición que hoy día existen en el Congreso”, dijo.