Como una respuesta a los últimos actos de violencia ocurridos en las dependencias del Liceo Darío Salas los docentes de ese establecimiento decidieron suspender las clases este lunes.

El fin de semana se produjo un violento episodio donde una profesora fue rociada con bencina por 6 supuestos alumnos de ese establecimiento en el hall del recinto, cuando se manifestaban con rechazo al proyecto Aula Segura. Por ello este inicio de semana fue distinto.

Los docentes, en su conjunto, decidieron paralizar la jornada de clases y luego esperaban reunirse con la Dirección de Educación Municipal, para más tarde hacerlo con el alcalde Felipe Alessandri donde esperaban tocar puntos como el aumento de las medidas de seguridad al interior de las instituciones para desarrollar su labor.

De los 6 estudiantes cinco quedaron con firma mensual y se descartó el delito de homicidio frustrado por su acto.