Por Galia Bogolasky

Miguel nos habla de cómo abordaron esta obra: “Esta novela gráfica nos habla de una aventura. Nosotros sentíamos que si no la abordábamos en modo aventura, no iba a salir una aventura. Si nos guardábamos, si andábamos de puerto seguro, en puerto seguro, finalmente, lo que se iba a ver aquí no iba a tener ese espíritu de descubrir el mundo, de andar hacia lo desconocido, de lo incierto, lo lejano, de lo que nos da miedo. Lo abordamos a partir de la construcción de 19 cuadros, 19 imágenes secuencia que nos daban miedo, berenjenales para nosotros, cosa que la propia confección, la propia construcción del espectáculo y de sus imágenes, fueran en si una aventura. Por lo tanto, de lo que estábamos hablando, que el continente fuera solidario con el contenido”. Y agrega: “La idea fue dejar que esas imágenes cuenten, que también den miedo, sin sobre saturarlas de textos, y hablando del desvelo teatral, que es lo que ves. Ves a cuatro personas moviendo una tela de 12 metros, la mueven y empiezas a ver el mar, ese esfuerzo es el esfuerzo de los marinos, esa dificultad es la dificultad de los marinos, ese miedo es el miedo de los actores y del director, pero ahí no hemos contado nada. En el fondo es dejar que los materiales, que los objetos, que las imágenes hablen por nosotros”.

El director nos cuenta sobre la obra: “La obra se trata del miedo y la aventura fundamentalmente. Ese miedo como motor, pero también como agente paralizante y la aventura como antídoto. Si bien no es la mejor palabra antídoto, sino como forma de abordar el miedo, porque entendemos que no es tanto lo que tú puedas luchar y vencer al miedo, pero que, al aventurarte, al lanzarte, aprendes a convivir con él. Esa triada miedo-aventura-lanzarse, pero estar un poco apretado, pero seguir para adelante, es lo que trata el espectáculo” dice Miguel, quien también se refiere al mundo marino: “El universo de lo marino del 1900 tiene mucho de machista, mucho de testoterónico, de miedoso, de supersticioso, y además de épico, de valiente, de mágico. Tiene una impronta especialísima, de mojado, de gigante, de horizonte, de mar”. Por su parte la actriz Paula Barraza nos cuenta: “La obra está inspirado en el cómic Mocha Dick que es donde fue inspirado el libro Moby Dick, por un avistamiento de cachelotes blancos en Isla Mocha. Es una obra que es una aventura, y de ese modo lo quisimos abordar. Lo principal es la aventura de un joven mapuche que busca salvar a una ballena, que es la mocha, de ser cazada por esta manga de marinos y tripulantes. Y la temática de la obra, queremos abordar harto lo de los miedos, qué significa el miedo a este animal desconocido, a subirse a altamar, la discriminación que surge a través del miedo como herramienta de defensa”. Por otra parte, Mercedes Mujica agrega: “Resaltar este sentimiento épico de aventura, el miedo a lo diferente, este rechazo a lo diferente. El respeto y la conservación de las tradiciones y la cultura propia de cada uno, y la defensa a la naturaleza”.

Este elenco está compuesto por miembros de la compañía La Mona Ilustre que vienen de la Escuela La Mancha, y actores de la Universidad Católica. Miguel nos cuenta sobre esta experiencia: “Fue glorioso, un aprendizaje total y fue parte de esta aventura, porque son dos lenguajes diferentes, pero ni tanto. Son gente que quiere hacer teatro, que quiere contar cosas, estamos todos perdidos a tope, y más o menos en el juego, en la lúdica, en el disfrute, en la épica de las imágenes, y nos fuimos encontrando en el gusto. Fue un aprendizaje para nosotros, para Los Monos, que tenemos más trayectoria, pero esta gente que ha llegado nueva llega a enseñarnos y a ponernos un poco en jaque con algunas cosas. Tengo ganas de trabajar siempre así, más mixto, más mestizo, más nuevo”. Paula nos explica: “Tenemos un elenco nuevo. Somos tres actores que estudiamos en la Escuela La Mancha. Este proyecto invita a tres actores de la Católica, que además son lenguajes y escuelas absolutamente distintas. Podríamos decir que son los opuestos. En ese sentido los chicos se han adaptado un poco al trabajo que hace la Compañía. Pero indudablemente han traído cosas nuevas”. Mercedes, quien viene de la Universidad Católica, agrega: “Ha sido una experiencia maravillosa, adaptarse a un ritmo y un método de trabajo establecido. Claramente se abre y se rompe un poco frente a estas nuevas personalidades que llegan a proponer y a construir desde otro lugar el lenguaje que ellos ya tienen establecido. Nosotros nos permeamos de lo que ellos nos traen, y nosotros los permeamos a ellos de lo que nosotros sabemos”.

Alex Acevedo es el protagonista de la obra, viene de la Universidad Católica, e interpreta a Aliro Leftraru: “Mi personaje es el héroe de esta odisea. Se enfrenta a todos los peligros que ponemos en escena, y que no son pocos. El tiene una misión muy clara, y es salvar a la gran ballena, parte de la mitología de la cultura mapuche, la Mocha. Todo su accionar a lo largo de la obra está guiado por este gran objetivo”.

Isidora Robertson, integrante de La Mona Ilustre, interpreta a José: “Mi personaje es un grumete novato, que poco sabe de la mar, y que se aventura a subirse a este barco sin saber nada. Y en el transcurso de este viaje conoce a este chico de una manera super especial, se conectan en un lugar super íntimo, es super frágil”. Y agrega: “Se hacen amigos y comienzan a ejercer juntos el detener esta locura de matar a las ballenas, y los ballenatos. Empiezan a complotar juntos”.

Alex Acevedo nos habla sobre el mayor desafío de trabajar en esta obra: “Los horarios de ensayo. Ensayábamos 10 horas diarias de lunes a sábado, por tres meses, entonces ha sido fuerte, doloroso, es un entrenamiento sicológico, físico súper potente. No conozco, al menos en Chile, o muy poca gente que ensaya así, ha sido muy fuerte”.

Isidora agrega: “Me sumo a lo que dice Alex, yo soy de la Mona, sé los trainings que tenemos, somos de esos horarios. Siento que es una de las obras de La Mona que se arriesga a lugares en los cuales nunca nos habíamos metido. Transitamos por canto, música, instrumentos en escena, grandes desafíos de objetos. Y por sobre todo acercarme de nuevo a un instrumento que estudié de chica, el violín, y retomarlo después de 10 años sin tocarlo, y volver a tomarlo en escena con el personaje, creo que eso ha sido lo más desafiante”. Paula agrega: “Esta obra ha sido un desafío para nosotros, tiene muchas cosas nuevas en términos de forma. Cantamos, hacemos cosas que no habíamos hecho antes. Abordamos la dramaturgia también de una manera diferente. Quisimos tomar esta aventura, entenderla y vivirla como una aventura para nosotras. Sentíamos que no queríamos hacer lo de siempre y probamos todo. Si alguien venía con una propuesta de canto, de marionetas, de texto. Finalmente, eso nos ha dado mucha libertad porque ya tenemos un método de trabajo y sentir que podemos probar todo lo que se nos ocurre dentro de este nicho creativo, nos ha hecho muy libres en el momento de la creación, contenidamente”.

Miguel nos cuenta sobre elementos especiales que tiene este montaje: “La ballena tiene 8 metros y accede al escenario por el patio de butacas; el mar es un mar gigantesco, en el que nos ahogamos todos, es nuestro mar. El esfuerzo de la barca; el sudor; el brillo del plástico para dar el punto de luz de luna; la tabla por la que tiran al traidor, que también se levante por encima del publico, son imágenes muy movedizas, provocadoras, sensitivas, sensoriales. Yo creo que puede cautivar al público y puede suponer que vivan una especie de multiexperiencia, algo un poco más de pecho, de guata, un poco más que de intelecto, estos marinos que son de pecho y de guata”.

El director invita al público a venir a ver esta obra porque: “Verán aventuras a través de las 19 imágenes que conforman este relato que están hechas con todo el cariño del mundo”. De la misma forma, Isidora invita al público: “Si quieren venir a sumergirse en un mundo lleno de imágenes preciosísimas, delicadísimas, poéticas, sensibles y musicales, vengan a ver Mocha DickPaula enfatiza: “Yo creo que de verdad van a ver una aventura, van a ver agua en el escenario, van a ver mar en el escenario. Nos la hemos hecho difícil, no nos hemos quedado con la primera prueba, ni con la segunda, ni con la tercera. Nos hemos permitido crear, aventurarnos en la creación de una locura. Y como lo hemos pasado tan bien, eso se transmite. Yo le diría a la gente que va a venir a ver un espectáculo entretenido, con una visual muy poderosa. Muy divertido, muy emotivo, poético, mágico. Los invito”.

Mercedes también adhiere: “Los invitamos a sumergirse en esta aventura acuática, donde hay mucha risa, pero también hay una profundidad muy sensible respecto de nuestra cultura. Como chilenos nos encontramos frente a este mito que se ha hecho muy extranjero, y a nosotros, personalmente a mí, me ha sorprendido mucho que este es un mito de Chile, que se habla sobre el mito de los trempulcahue, parte de la cosmovisión mapuche. Cuatro mujeres que se transforman en ballenas y se llevan a los espíritus de los muertos a la isla Mocha, entonces es un espectáculo muy entretenido y a la vez muy poético y sensible”. Por último Alex agrega: “Vengan a vivir esta experiencia a la que le hemos puesto mucho trabajo, mucho amor y que no se van a arrepentir de venir a ver un teatro tan trabajado como este”.

Datos actividad: Teatro UC – Jorge Washington 26, Ñuñoa – Del 27 de abril al 25 de mayo, Mi a Sa 20 h., Sala Ana González.

Precios: $10.000 general; $6.000 adulto mayor y Alumni UC; $7.000 súper jueves; $5000 estudiantes y miércoles popular; $4.000 Comunidad UC; 2×1 entrada general Club La Tercera; descuento Tarjeta Vecino Ñuñoa; otros convenios consultar en boletería.

De La Mona Ilustre / Dirección Miguel Bregante / Elenco Isidora Robeson, Paula Barraza, Mercedes Mujica, Diego Hinojosa, Alex Acevedo y Nicolás Ruiz / Composición musical Camilo Salinas / Diseño de escenografía, vestuario y utilería Katiuska Valenzuela / Realización de utilería Amanda Basaez, Nicole Salgado y Juan Diego Rivas / Realización escenográfica Equipo Teatro UC / Asesoría técnica de elementos de diseño Eduardo Jiménez y Guido Reyes / Diseño de iluminación Miguel Bregante y José Luis Cifuentes / Asesoría dramatúrgica Andrés Kalawski / Comunicaciones Fogata Cultura / Producción José Luis Cifuentes / Coproducción

Este artículo fue publicado originalmente en Culturizarte, un blog chileno especializado en cultura. Si quieres ver contenidos culturales, visita www.culturizarte.cl.

Síguelos en Facebook

Síguelos en Twitter

Síguelos en Instagram