La madre de dos de los seis brasileños que murieron este miércoles en un edificio en el centro de la capital por emanación de dióxido de carbono había fallecido pocas horas antes en Brasil y la familia debía retornar al país para su velorio, según informó este jueves el abogado de los familiares.

El jurista Mirivaldo Aquino de Campos, que representa a la familia, confirmó la identidad de la víctimas y relató a periodistas en Biguaçu, región metropolitana de Florianópolis (sur), que los familiares en Brasil consiguieron comunicarse con los turistas para avisarles de la muerte de su madre, abuela y suegra.

La mujer, de 57 años e identificada como Iete Isabel Muniz Nascimento, luchaba contra un cáncer, murió en la madrugada del miércoles y fue incinerada este jueves en Palhoça, también en la región metropolitana de Florianópolis, capital de Santa Catarina.

Sus hijos Débora Nascimento, de 38 años, y Jonathas Nascimento de 30; el yerno Fabiano Souza (41); la nuera Adriane Kruger, (27), y los nietos Karoliny (15), y Felipe (13), ambos hijos de Débora y Fabiano, murieron en un edificio situado en la calle Santo Domingo, en el centro de Santiago de Chile.

Durante el funeral de la mujer, la fotógrafa Amanda Silva Rosa, amiga de la familia, contó a la prensa que otra hija de Iete consiguió comunicar a su hermana Débora sobre el fallecimiento de la madre, justo en el momento que los turistas comenzaban a tener convulsiones.

Débora, de acuerdo con la amiga de la familia, consiguió mandar fotos de su esposo y del hijo ya inconscientes y pidió para que desde Brasil se comunicasen con los organismos de socorro de la capital chilena, como en efecto ocurrió.

El Ministerio de Relaciones Exteriores, según el servicio estatal de noticias Agencia Brasil, señaló que los turistas estaban de vacaciones en Chile y que el Consulado en Santiago fue informado que la familia estaba pasando mal y de inmediato alertó a las autoridades locales.

No obstante, cuando los policías, bomberos y paramédicos llegaron al edificio los seis miembros de la familia se encontraban ya sin vida.

El apartamento, de acuerdo con los testimonios, fue alquilado a través de una aplicación de internet que está prestando ayuda a la familia.

El alcalde de Biguaçu, Ramón Wollinger, decretó luto de tres días en la ciudad, donde vivían Débora, Fabiano y sus dos hijos. Ya Jonathas y Adriane residían en Hortolanda, en el interior del estado de Sao Paulo, y habían viajado juntos para festejar en Chile, este viernes, los quince años de la sobrina Karoliny.