El diario La Cuarta publicó este martes el dispar presente que viven en la cárcel Johanna Hernández y Francisco Silva, condenados por el asesinato y descuartizamiento del profesor Nibaldo Villegas.

De acuerdo al medio antes citado, una fuente del Centro Penitenciario Femenino les señaló que “Johanna Hernández llegó con un estatus muy alto, incluso más que el que tienen los ladrones, por haber matado a su marido. Entonces, es vista como una reclusa de temer por las otras internas”.

Junto con recibir a su familia y amigos en cada visita, también tomó talleres de alimentación y peluquería, donde interactúa con las otras internas, quienes la respetarían por el crimen que cometió.

También indican que Hernández se habría emparejado con una interna al interior del Módulo 210-D del recinto de Valparaíso.

Por su lado, Francisco Silva habría sido castigado por Gendarmería luego de que se encontrara un celular en el módulo 107 de la Unidad Especial de Alta Seguridad de la Cárcel de Valparaíso.

Por su lado, indican que la mala fama del crimen que cometió lo tienen alejado de los otros internos.

Un funcionario de ese centro indica que “Silva es un preso que está bajo la lupa por un crimen de alta connotación pública. Está completamente solo. No sale al patio cuando están los otros internos”.