David Murcia Guzmán, el hombre que captó ilegalmente unos 2.140 millones de dólares y que llegó a ser calificado por un fiscal de Nueva York como el “Madoff colombiano”, vuelve a su país tras cumplir una condena en EE.UU. y responder ante la justicia por un escándalo cuyos tentáculos también son profundos en Panamá.

En Estados Unidos cumplió una pena de 9 años de prisión y ahora llega a Colombia, donde le esperan 22 años más de cárcel y donde su imagen es bien recordada por una estafa masiva que incluyó blanqueó de dinero procedente del narcotráfico.

Estas son algunas claves del Caso Murcia:

– ¿Quién es David Murcia Guzmán?

Nacido hace 38 años en una familia humilde del centro de Colombia, su ambición le llevó a lanzarse al mundo de la empresa, ávido de dinero y sin remilgos éticos para conseguirlo.

– ¿Cómo comenzó su carrera?

Con una personalidad digna de novela, creó una empresa con las iniciales de su nombre, DMG, a principios de siglo en la ciudad caribeña de Santa Marta.

Sin embargo, estaba dedicado a la producción televisiva que a duras penas le permitía ganarse la vida. Decidió entonces dar el gran salto hacia una estafa de modelo piramidal que sedujo a miles de personas de origen humilde y que le granjeó el apelativo de “rey Midas moderno” en algunos medios colombianos.

– ¿Qué modelo ofrecía a los “inversores”?

Su modelo era el clásico de las estafas piramidales, la promesa de invertir una cantidad que debía volver de forma rápida y multiplicada a los bolsillos de los inversores.

La remuneración no era solo económica, sino también con bienes y servicios que incluían electrodomésticos, automóviles, motocicletas y billetes aéreos.

Eso sí, a cambio los depositantes eran clientes y recibían contraprestaciones por la publicidad que le hicieran a la marca y de las nuevas personas que atrajeran.

– Pero, ¿qué había detrás de DMG?

Murcia fue acusado de mover varios millones de dólares de narcotraficantes a través de más de 18 cuentas bancarias y de adquirir nueve propiedades en Miami y una en California para ocultar ganancias ilícitas.

Ante los tribunales de EE.UU. se declaró culpable de un delito de blanqueo de activos derivados del narcotráfico, sin embargo sus abogados negociaron un acuerdo con la Fiscalía por el que se declaró culpable a cambio de cumplir solo nueve años de prisión.

Además, la Fiscalía colombiana encontró en los discos duros de las computadoras de DMG pruebas que evidencian una doble contabilidad y que la firma captó, solamente en 2007 y 2008, un total de 2.140 millones de dólares.

– ¿Hasta dónde llegaron sus tentáculos en Panamá?

Poco tardó el “Madoff colombiano” en extender sus tentáculos y puso sus ojos en Panamá, donde hundió sus raíces y se adentró en el mundo de la política y los empresarios.

– ¿Cómo llegó a los más alto de la política panameña?

El diario “La Prensa” difundió cables de WikiLeaks en los que la Embajada estadounidense en Panamá señalaba los supuestos nexos del entonces administrador de la Autoridad de Turismo, Salomón Shamah, con el narcotráfico y con Murcia Guzmán.

Además, supuestamente aportó dinero a la campaña de varios candidatos, incluido el expresidente Ricardo Martinelli, actualmente en arresto domiciliario mientras es juzgado por un caso de supuesto espionaje político y sobre el que pesan otras acusaciones por corrupción.

Sus tentáculos llegaron hasta el administrador de la Autoridad de Aseo Urbano, Enrique Ho, quien fue vinculado a un antiguo asesor financiero de Murcia Guzmán.

Ho, miembro de la campaña de Martinelli para las elecciones presidenciales de 2009, recibió un préstamo de 380.000 dólares de Ernesto Chong De León, exasesor de Murcia, en cheques que se hicieron a nombre de una sociedad del partido Cambio Democrático (CD), según datos periodísticos.

-¿Llegó hasta los negocios de Donald Trump en Panamá?

La ONG Global Witness publicó en 2017 un informe en el que indica que el hoy presidente de EE.UU., Donald Trump, ganó al menos 75,4 millones de dólares al vender su nombre al Trump Ocean Club, un enorme edificio con forma de vela invertida que alberga un lujoso hotel y más de 600 apartamentos con vistas al Pacífico en Ciudad de Panamá.

El informe menciona al “Madoff colombiano” y al brasileño Alexandre Ventura Nogueira, quien fue socio de Murcia y gestionó la venta de un tercio de los apartamentos del Trump Ocean Club.

También señalan que Nogueira, procesado por fraude, fue una pieza fundamental en la comercialización del proyecto y contó con un equipo que a menudo dirigía sus ventas a compradores de origen ruso y de Europa del Este, entre los que, según ha reconocido el mismo Nogueira, había miembros de la mafia rusa.

– ¿Cómo empezó su caída?

Su lujoso tren de vida y lo peculiar de su negocio levantaron las sospechas de la Policía colombiana, que le seguían la pista a Murcia Guzmán y que pronto comenzó a encontrar inconsistencias en las cuentas de DMG. Por eso la empresa fue intervenida en noviembre de 2008 dentro de un plan del entonces gobierno de Álvaro Uribe.

En noviembre de 2008, Uribe decretó un “estado de emergencia” con el que las autoridades suspendieron las operaciones en Colombia de DMG, ocuparon sus sedes e incautaron sus activos.

El 19 de noviembre y tras más de tres años de investigaciones, Murcia Guzmán fue detenido en Panamá por una orden de la Fiscalía colombiana que también afectaba a varios de sus socios, entre ellos su esposa, su madre y su cuñado.

De ese modo se puso fin a DMG y a la carrera criminal del “Madoff colombiano” que hoy regresa a su país para responder en prisión de su larga carrera de estafas.