Una abierta exclusión del Gobierno acusa la Federación Nacional de Funcionarios del Ministerio Publico. Lo anterior, en orden a las propuestas que el Ministerio de Justicia ha elaborado como contenido para un proyecto que busca reformar la ley Orgánica Constitucional que rige al Órgano Persecutor.

“Hemos sido históricamente los funcionarios, los que hemos denunciado los problemas y conflictos que se han generado al interior del Ministerio Público, principalmente, por falta de fiscalizaciones externas. Tenemos la absoluta legitimidad por el nivel de representatividad que ostentamos y el conocimiento de las problemáticas para estar presentes en la discusión y en la elaboración de las propuestas en relación a las reformas que necesita el Ministerio Público. Somos los trabajadores de planta de la Institución quienes mejor conocemos como funciona el Órgano Persecutor, y recibimos el impacto de los cambios que se ejecutan al interior de la misma, las altas jefaturas sólo cumplen un periodo por lo que muchas veces no empatizan con nuestras posturas”, señala el Directorio Fenamip.

“Respecto a las reformas que se están fraguando para el órgano persecutor, las Asociaciones de la institución, no fuimos convocadas a dialogar, ni fuimos informadas sobre esta iniciativa. Además, el Ministro de Justicia, Hernán Larraín, a la fecha no ha recibido a nuestro directorio pese a nuestras insistentes solicitudes. Por lo anterior, entendemos que se tomó la decisión de excluir a los representantes de los trabajadores del diseño de las reformas, seguramente, porque la extensión de los cambios que planteamos para las mismas, es mayor que la se quiere abordar por el Ejecutivo y se relacionan directamente con la calidad del Servicio que prestamos a la ciudadanía. Esta manera de trabajar los temas es poco seria y no asegura mejoras reales y profundas dentro del Ministerio Publico”, indican los dirigentes.

Fenamip advierte que “nuestro servicio no es un instrumento para intentar contrarrestar la escasa aprobación que tiene el Gobierno en la actualidad, si no existe diálogo con los trabajadores, entenderemos que la postura del Ejecutivo es actuar autoritariamente con una institución que sufre una crisis multifactorial que los dirigentes hemos expuesto y denunciados por años, no con discursos improvisados. Las reformas deben abarcar todo el quehacer Institucional: desde Las fiscalizaciones externas, carrera funcionaria, sistemas de metas y procesos de trabajo.

“Por lo tanto esperamos ser recibidos a la brevedad por el Fiscal Nacional y Los Ministros involucrados en esta materia para entregar nuestras propuestas”, cierran.