Marcela Sabat, diputada RN: “Hoy en día Renovación Nacional está encabezando el sentido común en política”

Marcela Sabat. Foto: Emilia Rothen

Marcela Sabat, diputada RN: “Hoy en día Renovación Nacional está encabezando el sentido común en política”

Va por la paridad y el apruebo al proceso constituyente, asunto que le ha valido duras críticas. Y le cuesta entender “que personas de tu mismo sector, me refiero a Chile Vamos, puedan ser tan contrarias a opiniones distintas y a respetar la diversidad de posturas de un mismo tema. Eso claramente es complejo y, sobre todo, cuando hablamos de un tema tan sensible y tan de sentido común y que tiene que ver y que está estrechamente vinculado con la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, para mí esa es la lucha, no es otra”, afirma para luego agregar que “la ciudadanía nos está pidiendo a gritos que hagamos política de forma distinta”. Acá, la entrevista con The Clinic en la que la parlamentaria, antes vetada por liberal, según afirma, hoy se siente valorada y ve en RN un espacio abierto a la diversidad.

¿Qué te parece la evaluación que la ciudadanía hace de la gestión del presidente? ¿Qué refleja ese 6% de aprobación según tú? 

-Yo creo que es bien interesante esta lectura después del estallido social. Yo creo que las figuras que, de alguna u otra forma, siguen en los liderazgos o están en los primeros puestos, han enfrentado la crisis de manera distinta. Yo creo que la ciudadanía nos está pidiendo a gritos que hagamos política de forma distinta. Y de ahí, obviamente, tiene que existir un mea culpa, una manera de reivindicar las convicciones de manera distinta y eso se traduce en cómo hacer política desde los liderazgos. Por otro lado, creo que la CEP es la foto de un instante, que tiene que ver con manifestar una molestia, que tiene que ver con decir basta a las instituciones. Eso también se reflejó en esta encuesta.

Jacqueline Van Rysselberghe es otra de las figuras que solo alcanzó un 6% de aprobación en un momento en que adoptó una posición más rígida respecto al proceso constituyente. ¿Qué lectura crees que está haciendo la ciudadanía en torno a su figura, a la UDI y las ideas que representa?

-Primero valoro el hecho de que la UDI haya sido uno de los partidos que se sentó a conversar por este Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución. Creo que, efectivamente, ha existido una manera errónea de generar opiniones a choque. Yo creo que hoy tiene que priorizarse más que nunca el acuerdo y valorar las posturas distintas. Valorar la diversidad es algo que la ciudadanía nos está pidiendo y, cuando uno lo hace, manifestarlo con respeto. En política faltan los acuerdos, falta apertura y, por eso, valoro que la UDI se haya sentado a esta mesa, entendiendo que les costó muchísimo ceder ante posturas y, entendiendo que es uno de los partidos que tiene una derecha dura, una derecha que está compitiendo con la derecha extrema de José Antonio Kast. Desde esa postura, y con la estrategia que la UDI lleva por delante, se entiende que tenga ese porcentaje de rechazo.

Marcela Sabat. Foto: Emilia Rothen

¿Cómo ha repercutido el estallido en ti?

-Yo creo que para todos los chilenos y chilenas ha habido un cambio respecto a cómo pararse en la vida. Replantearnos, por ejemplo, el lugar donde vivimos, valorar lo que tenemos. Y lógicamente, que aquellos que estamos en un cargo de representación entendamos que los costos también existen. Esto se traduce en dejar de ver a la familia: yo tengo una guagua de diez meses y, claramente, el tiempo que le puedo dedicar es mucho menor que el que yo quisiera. Llegar a la casa cuando él está durmiendo es lo que más me duele. De todos modos, hoy día me paro frente al chileno o la chilena que tiene dolores muchísimos más profundos que ese, entendiendo que, el no estar con el hijo es un dolor muy fuerte. Me paro en el mismo lugar del chileno o la chilena que se siente abusada en la mañana cuando se levanta y tiene que ir a un trabajo donde el jefe lo trata pésimo, donde tiene que estar atorado y ahogado de deudas por el CAE, porque además tiene un familiar que se le enfermó.

¿Cuál es el mea culpa que haces desde tu rol como parlamentaria? ¿Qué fue lo que no viste, lo que no supiste leer a tiempo?

-A pesar de creer firmemente que nosotros, que esta nueva generación, hemos ayudado en la política de los acuerdos y a sentarse a conversar con sectores que, generalmente, no estamos acostumbrados, también creo que nos hemos equivocado mucho y lo hablo desde la clase política como élite. Creer que porque el “proyecto X” viene de al frente es malo u oponerse por el solo hecho de venir de un sector distinto y ni siquiera leer, o quizás, rechazar un proyecto porque tiene el sello de otro partido y por eso no apoyarlo, es un error. Esa es la primera lectura que haría yo. Al mismo tiempo, hay que entender que hay muchas causas ciudadanas. Desde el inicio de mi carrera política he tratado de vincularme a causas ciudadanas que no tienen color político. Validando, lógicamente, las ideologías que sostienen los partidos políticos. Hoy creo fuerte y firmemente en eso: que esas ideologías que uno defiende tienen que estar a disposición de las causas ciudadanas de manera transversal. Y aunque hoy día muchos critiquen y se antepongan o rechacen firmemente estos acuerdos porque tienen o configuran de alguna forma un círculo de apoyo a la izquierda, por el solo hecho de ser un “proyecto ciudadano”, creo que no va bien y no suma al espíritu que debemos tener en política para superar esta crisis.

LAS ALMAS DE RN

¿Qué rol sientes que está cumpliendo RN en este escenario? Por un lado tienes a miembros de tu partido que apoyan los cambios y por otro lado, un sector más conservador que no quiere transformaciones que evidentemente la ciudadanía está exigiendo en la calle. 

-Tenemos el mismo espíritu que debemos tener frente al estallido social, que tiene que ver con valorar la diversidad. RN históricamente ha tenido distintas posiciones frente a una situación, y al tener posturas distintas, congregamos una diversidad de opiniones. Yo valoro profundamente que exista eso, creo que es nuestra mayor virtud. Es por esa misma razón que estoy en Renovación Nacional y no en otro partido. Hace diez años mi postura era tildada de liberal, cuando yo creo que es de sentido común y fue la vetada por un presidente de partido de ese entonces. Hoy día además se incentiva y hemos ido progresando, al validar todos los sectores desde una misma base y yo eso lo valoro muchísimo. Antes se me vetaba, hoy día, no solamente se me valora sino que también se abre este espacio para que más gente se sume. Yo creo que Renovación Nacional cumple con albergar políticamente a personas en su diversidad de opiniones, lo que hoy día es muy necesario.

¿Qué crees que representa para la ciudadanía Renovación Nacional hoy?

-Yo creo que Renovación Nacional es un partido y es un domicilio político abierto a la diversidad de opiniones y creo que esa es nuestra mayor virtud. Entendiendo lógicamente que existe un piso que tiene un eje en el orden público, el social mercado. Creo que hay un gran y potente piso para hablar de solidaridad desde el Estado y eso creo que es un espacio del que se está nutriendo Renovación Nacional, y que está valorándose y ampliando muchísimo más.

Marcela Sabat. Foto: Emilia Rothen

A The Clinic, Mario Desbordes dijo que creía que la mayoría de los chilenos eran de centro derecha y se identificaban con su partido. ¿Qué opinas de la lectura que hizo el presidente de tu partido?

-Es una lectura clara de cómo hoy día Renovación Nacional ha sido una bisagra para los acuerdos. Hemos sido el partido de centro derecha que ha logrado acuerdos importantes como es la Paz y la Nueva Constitución, además de integrar distintos proyectos de distintos partidos políticos y proyectos legislativos. Me refiero a que hemos sentado precedentes para poder conversar temas que antes se cerraban solo por el hecho de ser de izquierda. Y creo también que no solo habla de la clase media sino que desde el sentido común. Yo creo que hoy en día Renovación Nacional está encabezando el sentido común en política.

En ese sentido ¿qué te ha parecido el liderazgo de Mario Desbordes?

-Yo soy una agradecida de tener un presidente de partido que no solamente valora la diversidad sino que también levanta esa diversidad en distintos espacios. Un presidente que en ningún minuto ha puesto en duda el que exista esta libertad y que en ningún minuto haya vetado a alguien. Eso yo lo valoro profundamente. La libertad de acción dentro del partido nos ha ayudado a que se amplíen espacios que antes en la derecha no existían y eso está estrechamente ligado con el sentido común que la ciudadanía nos está pidiendo tener. Lo digo particularmente con lo que ha ocurrido en términos de paridad, una lucha que no tiene domicilio político, pero por añoranzas del pasado se sigue entendiendo que la paridad es una lucha de izquierda cuando no lo es. En ese sentido, el presidente Mario Desbordes no solamente ha entendido esas múltiples demandas, sino que también las apoya, las valora y las incentiva. Su presidencia ha permitido fomentar distintas visiones al interior de un colectivo, y claramente, representa un liderazgo potente que puede dar para mucho más. 

¿Dónde te gustaría ver a Mario Desbordes más adelante?

-Yo creo que Mario Desbordes puede ser un muy buen ministro de Estado, pensando en el momento y el contexto en el que nos encontramos hoy día. Claramente, ha demostrado que tiene un futuro muy prometedor en términos de lograr esa confianza y lograr acuerdos entre sectores. 

No deja de ser confuso lo que pasa con Renovación Nacional. Por un lado vemos a Desbordes encabezando la mirada más liberal de la discusión política y social, y por otro lado está Allamand. ¿Cómo ves ese escenario?

-Andrés representa un sentir que existe en Renovación Nacional, con una gran mayoría. Él lidera una postura distinta sobre lo que está ocurriendo hoy, y que es muy válida. Creo que hoy día en Renovación Nacional existen caminos distintos para lograr un mismo objetivo y con esto me refiero a los que están por el apruebo y a los que están por el rechazo.

Marcela Sabat. Foto: Emilia Rothen

No me queda claro ¿Cuál es el objetivo común?

-Superar esta crisis. Tiene que ver con superar la crisis social, este estallido con reformas constitucionales y algunos creemos que este nuevo pacto social debe existir, que este nuevo trato del Estado con los chilenos y chilenas debe existir con esta Nueva Constitución, y otros creen que se resuelve con modificaciones a la actual Constitución. Pero, el día 27 de abril, no me cabe ninguna duda, que vamos a estar todos unidos para lograr las mismas reformas, si es que se lleva a cabo el apruebo, eventualmente.

¿Cuáles deberían ser los ejes de esta nueva declaración de principios representada en la Nueva Constitución, según tu mirada como parlamentaria?

-Estamos encabezando varias reuniones con muchos constitucionalistas, queremos ser claros en los contenidos y, quizás, por eso no hemos adelantado una campaña muy concreta respecto a los contenidos, pero hay varias cosas que nos importan. Lógicamente tiene que ver con un sistema político que tiene que cambiar, estamos conversando si se tendría que hacer un sistema más parlamentario, si es un semi presidencialismo, entender si, a lo mejor, hay que entregar más facultades al parlamento actual, estamos hablando de principios respecto de derechos sociales, de principios que hoy día existen en tratados internacionales y como eso lo vamos a abordar en la Nueva Constitución, si va a ser una Constitución más minimalista o si va a ser una Constitución que va a tener un detalle respecto a, por ejemplo, derechos sociales. En eso, yo creo que hay bastante apertura de debate, estamos generando un sub debate, con distintos constitucionalistas al interior de Renovación Nacional en el grupo de diputados que hoy día estamos por el apruebo y estamos preparando justamente estos contenidos, porque yo creo que en el contenido está la unidad en Renovación Nacional de los cambios que hay que hacerle a la Constitución o de esta nueva Constitución que algunos creemos que es necesaria y urgente. Porque, finalmente, hoy día no podemos generar una solución o una resolución de conflicto, perdimos un mecanismo que generó los problemas que dan causa a este estallido social.

PARIDAD

Decías que te había tocado vivir, quizás, uno de los días más difíciles estando en política, justamente en la votación de la paridad 

-Ha sido súper complejo. Es complejo entender que personas de tu mismo sector, me refiero a Chile Vamos, puedan ser tan contrarias a las opiniones distintas y a respetar la diversidad de posturas de un mismo tema. Eso claramente es complejo y, sobre todo, cuando hablamos de un tema tan sensible y tan de sentido común y que tiene que ver y que está estrechamente vinculado con la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, para mí esa es la lucha, no es otra. Hoy día, además, se ha generado una cantidad de críticas al mecanismo como si ese fuera el gran problema y se le achacan todas las críticas al sistema proporcional a este mecanismo de la paridad que se votó en la cámara. Entonces, no solamente lo creo injusto, sino que hipócrita porque quienes están en contra del mecanismo, finalmente, no están dando mucho pie para decir aquí hay otro mecanismo que se parece o busca o tiene el mismo fondo, avancemos en esto. Entonces, yo también,  bajo esa lucha que, lamentablemente, en su primera discusión lo que hace es transparentar quienes están a favor y en contra de la paridad independiente de las críticas al mecanismo, agradezco que hayamos tenido por parte del Gobierno una apertura para hablar del tema y que los haya sentado a todos, aunque en un principio hayan sido puros hombres. Yo lo lamenté públicamente y agradecí que luego nos ingresaran a esta discusión que, lógicamente, tenía que ser con mujeres.

¿No sientes que por estar en este conglomerado político, en Chile Vamos, eso se vuelve más difícil? Como establecer discusiones.

-Sí, pero eso ha sido la historia de mi vida en política.

¿Qué liderazgo femenino te llama la atención en la derecha? 

-A ver, en la derecha yo creo que han existido mujeres particularmente fuertes en sus liderazgos, porque es difícil y esto es política y es transversal. Lo veo desde mi inicio, porque la ley de cuotas que nos tocó defender hace muy poco, tuvo más oposición desde la izquierda y no desde la derecha en su tramitación me refiero y ver eso, me hace claramente validar más a las mujeres que desde la derecha con estas posturas más extremas de repente, han logrado un liderazgo. Pero, para ser bien franca yo he tenido inspiración en valores más que en una mujer en particular, de muchas y tiene que ver con la tenacidad, tiene que ver con la valentía de repente de no compartir todo lo que están defendiendo, pero la valentía de defenderlo y en eso me he amparado yo, en tener esa valentía y pararme hoy día, insisto, desde una lucha que tiene que ver con el sentido común, que tiene que ver con una causa ciudadana y no con un color político y no seguir insistiendo con que la lucha por igualdad, dignidad, de oportunidades y de derechos entre hombres y mujeres tenga un domicilio distinto al que yo estoy hoy día.

Marcela Sabat. Foto: Emilia Rothen

¿Dónde y cuándo nace y expresa tu feminismo, qué te inspira? 

-¿Para declararme feminista? Es que no podría plasmarlo en un solo hito, porque cada vez que una mujer me agradece dar esta lucha porque la he impactado de forma directa y personal, a mí me remueve. Entonces, lógicamente, me reafirma y yo sigo con más fuerza, pero no te puedo decir que a mí una mujer importante, líder, me ha agradecido que yo esté luchando por lo que lucho. Lógicamente, he recibido palabras de buena crianza y también otras palabras muy sentidas, pero a mí las que realmente me remueven y me dan fuerzas para seguir en esto, a pesar de las críticas de mi propio sector y del rechazo de mujeres, propias mujeres del sector que uno dice “¿en qué minuto llegó a ser esto personal?”. De verdad yo te digo, cuando cinco mujeres se me acercan y que han sido acosadas por el mismo hombre y me cuentan con detalles cada uno de sus dolores y, esto puede sonar súper popular o políticamente correcto, pero a mí es eso lo que me remueve y por eso le contesto todo los días mensajes a las mujeres y por eso me la juego por el fuero maternal de Fuerzas Armadas, de las carabineras y por eso me la juego por el derecho a amamantar de las mujeres en sus trabajos y por eso estas luchas son propias digamos, son de mujeres y yo me he sentido discriminada muchas veces por lo mismo, por el solo hecho de ser mujer. 

Elena Caffarena, Gladys Marín ¿Recoges algo de esos liderazgos en tu día a día?

-Sí, claro, los recojo, los valido y los valoro, porque las mujeres en el mundo, particularmente en Chile, han tenido una lucha dolorosa y sacrificada y yo a las mujeres las valoro por ser mujeres antes que todo, independiente de la ideología política que tengan, porque han sido madres y porque también les ha tocado tener, quizás, una soltería sin maternidad que también ha sido dificultosa. Yo primero las valoro por ser mujer y eso me pasa hoy día también con liderazgos de izquierda que, quizás, son muy criticadas, pero yo primero me paro en sus zapatos de mujer antes de la ideología política que tengan. Es que yo, de verdad, -y esto en mi sector no es popular decirlo-, cuando me siento con mujeres de izquierda, me siento desde lo que me une y no desde lo que me separa. Por eso, es que me extraña que personas de mi mismo sector se enojen o les moleste tanto que yo tenga una foto o un abrazo con alguien que es de la izquierda, cuando ese abrazo responde a una lucha por causas ciudadanas y no por una lucha de izquierda. 

Ya para ir cerrando, no puedo dejar de preguntarte por tu vinculación al tema del Sename. Quizás uno de los elementos que han salido en la discusión callejera en las marchas en los rayados, en las mismas intervenciones que se han hecho en Plaza de la Dignidad, es la discusión acerca del Sename y de lo desprotegidos que están ¿Qué lecturas haces de eso y cuál es el camino a avanzar en ese gran conflicto que es el Sename? 

-Si lamento algo en este estallido social, en términos de lo que hemos priorizado legislativamente es que los proyectos que quieren poner a la infancia como motor hayan quedado relegados completamente y lo digo por los proyectos que están hoy en día en el Senado y que, finalmente, vuelve a pasar lo que pasa siempre y es que gana como lo más, lo que tiene más rating. Y, pucha, cuando uno va a las marchas uno se da cuenta que hay muchas personas, muchos niños y niñas y adolescentes que tienen este hastío, que tienen esta rabia, que tienen este malestar social que es mucho más profundo que las personas que están insertas en la sociedad. Estos adolescentes o estos niños o estas niñas no están en la sociedad, entonces, claramente, al ser completamente relegados en un estallido como este habla de lo mal que estamos, de no entender que es prioritario y que siempre fue prioritario y que de nuevo los estamos dejando en el último lugar. Entonces, el llamado siempre es el mismo, al Senado y al Gobierno, a que le den la urgencia, pero ya no se están respetando las urgencias porque primero está el protagonismo y yo creo que hoy día ya no hay tiempo para protagonismo. Hoy día el tiempo es de dar respuestas con responsabilidad política y no estamos teniendo esa responsabilidad. Lógicamente, a uno le encantaría que tomara más fuerza, porque sobre todo hoy día se está evidenciando la falta en los niños que están hoy día rompiéndolo todo y están destruyéndolo todo, porque se están justificando en cómo fueron abusados por el Estado por tanto tiempo y hoy día vuelven a ser relegados.

Marcela Sabat. Foto: Emilia Rothen

Hablabas de necesidades de ciertas personas de guiar protagonismos ¿A qué te referías bien con eso? ¿Personalizado en quién?

-Yo creo que la izquierda, en particular, se ha centrado mucho en criticar y sí, valoro a la izquierda que ha llegado a acuerdo, pero creo que hay otra que solo ve una parte de esta crisis y no entiende que hay problemas que se arrastran hace muchos más años y que tienen que ver con que ellos tampoco fueron capaces de resolver esos conflictos y yo creo que esa es la fórmula que está extinguida y que la gente nos está pidiendo que dejemos de lado. No lo veo personalizado en una sola persona, en un solo político, lo veo traducido a cierta parte de la izquierda que no quiere avanzar y que hoy día está obstaculizando los proyectos políticos, que está obstaculizando proyectos que pueden tener de alguna u otra forma mucha adhesión ciudadana y que necesitan que estén aprobados y digo porque pueden existir ciertas acusaciones constitucionales que tengan un fundamento, puede existir alguna interpelación que tenga fundamento y yo creo en desdramatizar la utilización de estas herramientas, pero creo que hoy día no es la oportunidad ni el momento para que estemos horas y horas y horas analizando acusaciones constitucionales, interpelaciones que, insisto, son necesarias y tenemos que utilizarlas con menos dramatismo, pero hoy día necesitamos dedicar más horas al trabajo legislativo para concretar respuestas sociales a las demandas y las manifestaciones. Y eso no ha ayudado en la constante fórmula que ha tenido la izquierda de obstaculizar el trabajo legislativo.

El 26 de febrero empiezan las campañas por el tema del plebiscito, pero ¿qué va a pasar antes?

-Estamos en un contexto muy delicado y, claramente, como políticos tenemos que reaccionar de forma distinta, pero también tenemos que entender que el funcionamiento de las personas que trabajan con nosotros dependen de nosotros. Entonces, a mí me hubiera encantado que se estableciera un funcionamiento de la Cámara y del Senado de manera distinta, con tiempos distintos, que a lo mejor que fueron parceladas las vacaciones para que esto no tuviera que tener un cierre definitivo como lo va a ser en febrero y como se ha hecho siempre, porque deberíamos actuar de forma distinta y lo planteamos, pero no existió viabilidad para que esto pudiera hacerse. Yo también lo lamento, como muchas otras cosas que tienen que ver con que no hemos dado respuestas. Yo creo que hoy día sacar adelante la agenda social, las pensiones, todas las modificaciones en salud tiene que ser hoy día, no puede ser en marzo. Lo de la paridad lo mismo, no puede ser en marzo y por eso, estamos apelando a la responsabilidad política, por eso estamos apelando a no seguir gastando horas en interpelaciones sin sentido, en acusaciones constitucionales que no tienen ninguna respuesta para la ciudadanía, ninguna respuesta a las manifestaciones, porque no estamos concretando en la ejecución de estos beneficios con los proyectos de ley.

¿Te gustaría agregar algo antes que terminemos esta entrevista?

-Yo hoy día, ad portas de una votación en paridad muy importante, me gustaría que se transparentara cuál es el verdadero interés, porque si queremos centrar la paridad en el mecanismo, no estamos siendo transparentes respecto si estamos a favor o en contra de que las mujeres estemos bien representadas en el proceso constituyente. Entonces, yo quiero agradecer a quienes se han sumado a esta causa, pero también quiero pedirles transparencia en el tema de fondo, porque si vamos a dificultar esto por el mecanismo, es que verdaderamente no se quiere paridad. El llamado es ese, a que transparenten y a que se cedan posturas, porque el fondo es el importante. El proceso constituyente es único en la vida de una persona y si no somos capaces de entender la importancia de eso no vamos a poder ceder en otorgarle un aspecto tan importante como es la paridad en el proceso constituyente.

Comentarios
Sabía ud que... LA CONVENCIÓN DE IMANES SE REALIZARÁ EN UN PARQUE DE ATRACCIONES. -------------------------------- Sabía ud que... JOAQUÍN LAVÍN JR PASÓ DE SER UN ENTUSIASTA A UN ENTUSIESTA. -------------------------------- Sabía ud que... A VECES CANTO ODAS, OTRAS VECES SOLO ALGUNOS MINUTOS. -------------------------------- Sabía ud que... EN LOS CARRETES DE LOS ZANCUDOS SIEMPRE HAY ALGO PA PICAR. -------------------------------- Sabía ud que... COMO NO VAN A DEJAR LIBRE A LOS LADRONES SI LES DICEN “HABLE AHORA O CALLE PARA SIEMPRE”. --------------------------------