Agencia Uno

Matronas del Sótero del Río contagiadas con Covid-19 desmienten a director del recinto

Junto con refutar los dichos del director, las profesionales desmintieron "categóricamente que alguna de nosotras haya asistido a un culto religioso de cualquier índole".

Por medio de una declaración las matronas del Hospital Sótero del Río contagiadas de Covid-19 desmintieron los dichos del director del recinto, respecto a medidas de protección con que contaría el personal para evitar los contagios.

“Lamentablemente fuimos víctimas de contagio cruzado, por lo que desmentimos categóricamente que alguna de nosotras haya asistido a un culto religioso de cualquier índole y reprobamos tajantemente esa conducta social inadecuada en esta contingencia. Somos profesionales, la mayoría madres, que hemos tomados todos los resguardos recomendados para cuidarnos y cuidar a nuestras familias, dado que entendemos que detrás de nosotros hay niños y adultos mayores que dependen de nuestro autocuidado”, indicaron.

Asimismo, señalaron que en una entrevista, “nuestro director Dr. Gonzalo Menchaca expuso que diariamente atendemos a todas nuestras usuarias como probables portadoras de COVID-19, utilizando de manera permanente elementos de protección como mascarilla, antiparras, escudo facial, pechera plástica, guantes, mascarillas y hasta botas. Queremos aclarar que esto es completamente falso, dado que en ningún momento se nos ha instruido tomar tales medidas con todas las usuarias, sino que solo con pacientes con caso de sospecha o certeza de COVID-19″.

“Por lo demás, dichos elementos son escasos y están resguardados bajo llave. El resto de nuestras usuarias se atiende con precauciones estándar”, agregaron.

En esa línea, detallaron que “recién el día 7 de abril recibimos dos mascarillas de tipo quirúrgicas para nuestro turno de 24 horas, por orden de nuestra jefatura directa que ha hecho lo humanamente posible para entregarnos recursos (aún cuando sentimos que no llegan prioritariamente al área de maternidad)”.

“En ese momento se dio la instrucción de que debía usarse de manera permanente en nuestra atención a usuarias, y no solo en la atención de partos (donde hasta el momento reutilizábamos las mascarillas). A esa altura, y según los antecedentes recabados actualmente, presumimos que ya varias de nosotras estábamos contagiadas de manera asintomática“, advirtieron.

Asimismo, “también es necesario señalar que nuestros espacios comunes de comida y descanso no cuentan con la infraestructura adecuada, no tienen ventilación al exterior y no poseen el espacio para comer a un metro de distancia una de la otra, aún cuando realicemos turnos para nuestra alimentación. Estas instalaciones también son ocupadas por el personal diurno, aumentando el máximo de ocupación del lugar. Asimismo, nuestro espacio de descanso nocturno es pequeño y se reutilizan las camas y sábanas, situación que es común en el resto de las unidades del hospital”. 

Ante los juicios hechos, las profesionales exigieron “disculpas públicas de quien/quienes nos han denostado y difamado, principalmente de la prensa, a la que pedimos esclarecer la información y hablar con veracidad”.

The Clinic Newsletter
Comentarios